Web de Metal DRAGONFORCE – Valley of the Dammed (2003) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

DRAGONFORCE – Valley of the Dammed (2003)

dragonforce 1Vpower: Después de nuestros últimos duelos al sol, donde tragaste más arena que los camellos del desierto, he decidido concederte la ventaja de jugar en tu terreno, aunque me temo que inevitablemente acabarás en la caja de pino, el enterrador ya se sabe tus medidas de memoria, no es necesario que le pase tu tarjeta.

Hablamos hoy de los ingleses Dragonforce, y en concreto de su disco debut, el conocido y sobrevalorado Valley of the Damned. En su día me sorprendió sobremanera el éxito y la popularidad alcanzada por esta banda con su disco debut, hoy ya no me sorprende en absoluto, porque soy plenamente consciente de cómo se manejan los hilos en la industria musical y que lo que quiere la mayoría de los que escuchan este tipo de música es pienso, fácil de masticar y digerir. Y eso es lo que dan estos Dragonforce en este disco, forraje en cantidades industriales.

Pero primero situemos temporalmente el disco. El siglo todavía estaba viendo sus primeras luces y el power metal todavía conservaba el empuje que había adquirido en la segunda mitad de los 90, aunque ya empezaba a mostrar síntomas de cansancio y apatía, normal teniendo en cuenta la saturación de bandas que poblaban la escena powermetalera. Y en medio de esas bandas surgen estos Dragonforce que tratan de irse de diferentes, digo tratan porque ahora me encargaré de desmontar ese mito.

Sin duda, su principal activo, o del que hacían gala, y es más evidente, es la velocidad. Los ritmos veloces, el doble bombo, y la melodía son las características que mejor dibujan el estilo power. Pues bien, entonces Pescaíto, estarás conmigo en que no es nada raro que estos Dragonforce se dedicarán a correr, ¿y qué? ¿qué tiene eso de extraño? Nada en absoluto, es lo que tocaba. Pero no, ellos además presumen de que son los que más corren, los que pueden meter ritmos más rápidos, solos y riffs más desenfrenados. Bueno, aquí hay que hacer una referencia clara con otros “de lo más”, como los Manowar, que también decían que eran los más heavys, los más trues y luego te hacían composiciones de lo más pueriles y al alcance de cualquiera. Como Testament sentenciaba en una de sus temas, practice what you preach… O como diría un castizo, déjate de polleces y demuestra lo que vales. Al fin y al cabo, sí, estos Dragonforce corrían mucho, pero…como pollos sin cabeza. De tanto correr los temas parecen casi todos iguales, iguales de aburridos y de caóticos, acaban rayando hasta límites insospechados.

Los ritmos son los mismos durante todo el disco. Pero vayamos por partes. El disco comienza con un corte a modo de intro de… 12 segundos??? Otra tontería de estos tipos, y ya se sabe que lo que mal empieza…Insulsa intro que da paso a los dos mejores cortes del disco: Valley of the Damned y Black Fire. Y es que hay que ser honestos, estos Dragonforce no eran malos ni mancos, y esos son dos buenos temas de power, pero tampoco confundamos churras con meninas, los Dragonforce eran una banda más, que se trataban de diferenciar en medio de la masa de bandas de power que poblaban el planeta dándole al pedal del acelerador. Pero tanto aceleraban que al final los temas acababan pareciendo todos uno y el disco haciéndose muy pesadito de escuchar, por no decir insoportable, a no ser que lleves su nombre tatuado en la nalga izquierda, y el de Gamma Ray en la derecha, es decir, un power de pro y solo power forever.

Como decía, el disco casi son esos dos temas, es que los otros suenan a un combinado de esos dos, como si el disco se hubiese rayado, una y otra vez reproduciendo los mismos riffs, el mismo tiempo, y un vocalista que no destaca para nada ni hace algo diferente en cada tema que pueda dar un poco de versatilidad, además de que tiene un rango vocal bastante limitadito, vaya, un vocalista del montón, ni siquiera refleja emotividad, vamos que no transmite un carajo, hablando claro.

Me dirás que uno de los puntos más especiales de la banda son los solos. Te veía venir, Pescaíto, por eso me parapeté detrás del barril y ahora que estás a descubierto te descerrajo un tiro a bocajarro a la entrepierna. Sí, hay decenas de solos en este álbum, pero pasa lo mismo que con la estructura de los temas, llega un momento en que ya te suenan todos igual, como si fuese un reciclado de los anteriores. No amigo mío, lo más importante no es la cantidad sino la calidad. Y en eso estos Dragonforce no eran malos pero eran, y son, del montón.

Y, por supuesto, me guardaba la última bala de plata para el final. El batería, Mr. Didier Almouzni. Entiendo que el pobre tipo estaba en un brete, tenían que hacer algo diferente, algo que llamase la atención (a falta de calidad, genialidad y buenas ideas), y al pobre le tocó bailar con la más fea. Dicho y hecho, se pasa el disco de principio a fin aporreando la batería sin descanso, sin concederse una mísera pausa, jajajaja, realmente llegas a sentir lástima por el tipo, por lo cansino que debe ser hacer lo mismo durante 8 temas seguidos, sin la oportunidad de meter un cambio cuando te apetece, una filigrana, una ralentización… Porque en el fondo sabes que si ponen a una máquina programada a hacer su trabajo la diferencia sería… ninguna.

Así de ramplón es este disco, de ahí mi sorpresa ante el éxito que tuvo. Por cierto, que tuve oportunidad de verlos una vez en directo, no quise verlos más, y lo que en disco es cansino en directo suena enmarañado y aturullado, todavía peor, como cabía esperar. Todo tuyo, Pescaíto, veo que te tambaleas jajaja.

dragonforce 2Pescaíto Thrasher: Otra vez tú y yo en el Álamo, la gente espía a través de sus ventanas el gran duelo y contienen la respiración ante la tensión del momento…. ¿Tensión? aquí no hay ninguna, tu “generosidad” al concederme un álbum de los míos es lo que te llevará ante la parca antes de que salga el sol por el horizonte.

Hay que tener poca memoria histórica para hablar mal de este álbum. Este Valley of the Dammed marcó un hito en el Power metal, abrió nuevos caminos. Al menos tienes la decencia de reconocer que son buenos, algo es algo. De traca que digas que el álbum son dos temas y que el resto es una mezcla de esas dos ideas…. dos ideas que revolucionaron el universo Power no te olvides, y es que nadie tiene la garra y la velocidad de los Dragonforce.

Los solos te suenan igual Vpower porque estás acostumbrado a los soporíferos e incomprensibles solos de Criss Oliva y no tienes oído para las delicatessen… tío… seamos sinceros, si ni siquiera te gusta AC/DC, tú y tu hermano sois más raros que un obispo. Los solos de este álbum son creativos y yo veo variedad entre los temas, hay otros cortes geniales en este álbum, no sólo los dos que destacas, hablo de: Starfire, Disciples of Babylon y Heart of Dragon.

En cuanto a la batería, ¿puedo pasar página? supongo que no me dejarás, siempre supe que cuando cuentan hasta diez siempre te das la vuelta al séptimo segundo para disparar por la espalda. Sí, el tipo siempre hace los mismos ritmos en la batería, pero por ejemplo el Hombre Rancio escucha cosas raras de Black, Death y Punk y bien que no le dices nada de la batería. Se puso de moda el doble bombo en el Power, es cierto que suena cansino, pero es que la velocidad de esta banda, precisamente necesita de estos ritmos a la batería. Ríndete ante la evidencia Vpower, éste es un clásico inmortal y si no lo ves así, nos veremos en el siguiente duelo.

PD: no me rajes de Manowar que me tocas la fibra.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

3 Comentarios

  1. Criss

    Oye oye Pescaíto… para intentar (y digo intentar) ganar el duelo a Vpower no tienes que mentar a otros que no vienen al caso, como cuando OSAS nombrar a Criss Oliva, uno de los Dioses que están a un nivel que tú nunca alcanzarás a apreciar por mucho que te esfuerces… No está hecha la miel para la boca del asno.

    Responder
  2. Pescaíto Thrasher

    Tú y yo, Criss. Menos ladrar desde detrás del barril y sal a la arena para un duelo al sol. Te dejo disparar primero jajaja

    Responder
    1. Criss

      Jajaja que sé quién eres y dónde trabajas… A mí no me vengas con duelos. Claro, como sabes que en esta web soy un dios menor (aunque la diosa Athenea de menor no tiene nada jajaja más bien al contrario) y con los principales no vas a ganar ni de coña, que tienen muchas tablas…
      ¿Y qué es eso de ladrar? Lo he dicho sin gritar y con mucha educación.
      Deja que siga aprendiendo de los maestros que curran en Metalbrothers y el día menos pensado te doy una oportunidad de enfrentarte por una vez a una Diosa de verdad (que no se enfade tu mujer que a ella no te enfrentas…. jajaja con ella compartes experiencias)

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *