Web de Metal BARBABLANCA (Barcelona, Sala Bóveda) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BARBABLANCA (Barcelona, Sala Bóveda)

by Jordi Thunder

Jordi Thunder para serviros amigos/as. Noche calurosa en Barcelona y me acerqué por curiosidad a la sala Bóveda para ver a los Barbablanca. En las filas de esta banda hay dos miembros de Sangtraït, una de las bandas más míticas de Catalunya y si me lo permitís del catalanismo, lo de esta banda es puro amor por la tierra.

barbablanca 1Son Martín Rodríguez y Josep Corominas los que estuvieron en Sangraït. A la fiesta se apuntó Pap Juls que es letrista de Sangtraït y que tocó la armónica y el saxofón en este concierto.

Para el que no lo sepa Sangtraït fue una banda que nació en 1982 en La Jonquera (Girona). Ellos practicaban un Hard Heavy melódico con letras en catalán, no debutaron hasta 1988 con su álbum “Els Senyors de les pedres”, yo diría que su mejor álbum. Después sacarían al mercado seis álbumes más y lo dejarían en el 2001.

La mayoría de miembros de Sangtraït siguen en activo, muchos de ellos pasaron por las filas de bandas como Rockson, Cardoner… pero el verdadero legado de esta banda está ahora en bandas como Barbablanca y los Guardians del Pont.

Barbablanca hace referencia a la barba frondosa y blanca de un mítico de la escena catalana como es Martín Rodríguez Muñoz que fue batería de Sangtraït de 1984 hasta el 2001, obviamente el estilo musical es el mismo que Sangtraït y Les Guardians del Pont.

La peculiaridad de esta banda es que toca con dos baterías en directo, Martín Rodríguez y su hijo y por supuesto se marcan un dueto entre ambos. Fueron dos horas de concierto así que se tocaron los temas de su debut “Un tro a la nit” que fue lanzado en el 2017, por cierto se lo tocaron de forma íntegra. A lo que hay que añadir todos los temas de Sangtraït. Míticos temas de esta banda tan significativa como son Mai pots ser tu, L’Enigma de L’Estel, por supuesto Els senyors de les pedres… etc, el público lo disfrutó pese a que el concierto empezó con un pelín de retraso.

El caso es que fueron dos horas con pocos altibajos, músicos experimentados que se lo pasaron en grande con su música que también dio lugar a la improvisación y surgió la magia del Blues, un concierto para nostálgicos.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *