Web de Metal MINISTRY – KILLIUS (Madrid, Sala Arena) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

MINISTRY – KILLIUS (Madrid, Sala Arena)

by Luna

Rara vez una tiene la oportunidad de ver a los Ministry. Son uno de los pioneros del metal industrial, aunque para muchos ni de lejos son la mejor banda, incluso hay algunos que opinan que Ministry es el lado “comercial” del metal Industrial… porque hasta de un estilo que nació Underground en sus primeros compases, hay bandas comerciales, tan solo hay que ver a los Rammstein.

Quizás no tengan la carrera tan sobria de Godflesh, pero lo que sí es cierto es que esta leyenda nacida en Chicago en 1981 sigue arrastrando a masas. Antes de iniciar mi crónica, el Hombre Rancio me sugiere que haga un breve apunte de la banda.

Ministry 1

Los Ministry no son santos de su devoción pero dice que los respeta porque por sus filas han pasado grandes músicos y me pide que mencione un par de ellos, nombres sagrados en la escena del rock y del metal que pocos pensarían que se acabarían pasando a una banda industrial.

Algunos nombres son bien significativos como el de Bill Rieflin, que fue batería de la banda de 1986 a 1995, pasó por bandas tan míticas como King Crimson, otra batería de la banda fue Jeff Ward que tocó en la banda de Power metal, Hammeron, ya fallecido. Mike Scaccia fue guitarrista de la banda hasta el 2012, otro que nos ha dejado, falleció en el 2012, le dio un ataque al corazón antes de una actuación con la banda de toda su vida, los legendarios Thrashers Rigor Mortis. Otro gran guitarrista fue Louis Svitek que pasó por Zoetrope. El teclista Klol Marshall pasó por Mercyful Fate, el teclista Paul Vincent Raven por los Godflesh…. la lista es interminable, hasta pasaron músicos como el batería DeGrasso que tocó en Dokken, imaginaos el abanico musical que pasó por la banda.

ministry 2

With Sympathy, Twitch, The Land of Rape and Honey y The mind is a terrible thing to taste…. es decir, sus cuatro primeros álbumes son los más significativos de la banda. A partir de ahí, la irregularidad y el cambio de estilo musical. Esa mezcla de Industrial y música electrónica pasa a ablandase en una combinación entre Industrial y Rock.

La banda estuvo tres años en silencio, decidieron darse un descanso para volver con una formación completamente nueva y dos álbumes bajo el brazo, a cada cual peor y que no gozaron del apoyo del público. Solo Al Jourgensen (su cantante y guitarrista de forma temporal) es el único que sobrevive de la criba. Son los Ministry en sus horas más bajas los que vinieron a Madrid.

Buena entrada aunque no acorde con lo que era o son (ya veremos) los Ministry. Noche de un público diferente y variopinto, no tiene nada que ver con otras crónicas que realicé. Los castellonenses Killius fueron los encargados de ejercer como teloneros, una buena oportunidad. Esta banda quiere desembarazarse de la etiqueta de clon de los Rammstein, y a base de ganas van labrándose su propia personalidad. Ellos combinan el Industrial con el gótico y ofrecen un buen show con sus pintas, que a algún amigo mio le pareció parecida a la de los Misfits, y es que está todo inventado amigos. Esta banda presentó su último trabajo Feel the Monster y ya han realizado giras por Europa.

Es una banda que se lo monta muy bien y que quiere tener aires internacionales. La lástima de Killius es que el público estaba pendiente de Ministry más que de otra cosa y la sala no alcanzó su clímax hasta que salieron los americanos.

ministry 3

Los Ministry se arrancaron con temas de su último álbum como Punch in this Face, mal arrancaba la noche. Tienen que promocionar sus últimos trabajos, pero saben que no cuentan con el apoyo de los fans, de hecho hay muchos que ya ni les consideran ni Ministry, solo sobrevive su cantante de la formación original.

Atronador sonido y no lo digo en el buen sentido de la palabra. No tuvieron buen sonido durante gran parte de su concierto y por momentos aquello era puro ruido.

Puede que Just One Fix sea el tema más coreado por el público asistente al concierto. La música de Ministry siempre suena igual, un riff hipnótico y repetitivo, la voz rota de Jourgensen y la base electrónica para darle ese toque oscuro y noventero.

No se acoplan a los nuevos tiempos y esa es una característica de toda la vida de esta banda, unos auténticos supervivientes que desde 1981 llevan tirando de creatividad y reinventándose de nuevo, coincidiendo inteligentemente con las modas de la época como los primeros noventa, época de su mayor apogeo como banda.

Pero actualmente los veo como descolocados y tirando de lo que siempre hacen. Eso sí, tengo que matizar algo. Los Ministry a nivel creativo creo que ya no tienen nada que ofrecer salvo sorpresa mayúscula, pero un show suyo siempre es muy recomendable para cualquier fan del metal extremo. Su sonido siempre es agresivo y en directo siempre ofrecen un gran show. El cantante se enrolla con el público y aunque para mí pese a ser un cantante mítico no tiene esa aureola mítica que tienen otros, logra ganarse al público. Una pantalla gigante con imágenes, unas pintas de lo más logradas y una puesta en escena por momentos original, hace que siempre sea recomendable verlos, aunque estén en horas bajas, así que más o menos me fui con buen sabor de boca.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *