Web de Metal ÑU (Madrid, Sala Joy Eslava) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

ÑU (Madrid, Sala Joy Eslava)

by Luna

Los Ñu celebraban su 40 aniversario ¿y me lo iba a perder? antes muerta. Mucho viejo rockero en la sala, con sus chupas de viejo cowboy y sus calvas relucientes. Por edad no me tocó vivir la edad de oro de los Ñu, pero por herencia sí. Mi padre, viejo rockero aunque no practicante, era fan de los Ñu y de los Barón Rojo y me metió el veneno el cuerpo. Así que asistir, era para mí como un acto de gratitud hacia mi padre y este veneno que me inyectó en el cuerpo que se llama rock.

ÑU 1

Lo dicho, un publico de viejos rockeros y también gente joven con buen gusto, y es que nos conocemos todos y siempre somos los mismos en los conciertos. El público llenó la sala hasta la bandera, estábamos tan apretujados que me tiraron sin querer bebidas al pelo entre algún que otro atropello involuntario, pero cuando estás metida en jarana todo te da igual, a un concierto se viene a sudar amigos, y más si es la celebración de un cuarenta aniversario de esta mítica banda.

A sus 61 años, el señor Molina se conserva muy bien, sigue teniendo una buena voz, más que buena diría personal. Seguir la trayectoria vital de Ñu es casi una labor de arqueología. Han editado catorce álbumes y sobre todo han cambiado muchísimo de Line Up, no existe formación estable en Ñu, y es un grupo que en realidad es la personalidad de Molina y a donde éste quiera llevarlos.

ñu 2

Mi padre me alertó contra el carácter de Molina, pues ya acudió a bastantes conciertos de Ñu. Es un tipo que en palabras de mi padre, está más quemado que la moto de un hippie. Que si en algunos conciertos tira de ironía para criticar lo que no le gusta, que si ofrece solos de flauta minuteros infumables… imaginaos cuarenta años de profesión, dedicados en cuerpo y alma a su banda. Vale que es un tipo peculiar dicho por mucha gente, pero es un genio. Si fuera inglés sería tan conocido como sus adorados Jethro Tull pero estamos en España y nunca valoramos lo que tenemos, me parece comprensible, aquí están quemados en algún momento de sus vidas desde el primero hasta el último, la escena española tiene calidad por arrobas pero no le da de comer a nadie.

ñu 3

Estaba claro que Molina lo iba a dar todo en su concierto de cuarenta aniversario, es un profesional, el que lo dudara es que no sabe de música. El decorado de lo más humilde, allí solo se vendía su música. Seguro que muchos echaron de menos muchos temas, pero es que los Ñu tienen un repertorio tan grande que es imposible satisfacer a todos.

Muy gracioso Peter Mayr, el teclista austriaco de la banda desde el 2008, todo un personaje que estuvo muy coñero toda la noche, aparte de hacer su trabajo estupendamente. Molina toca todos los instrumentos, un auténtico show, un tío que tiene un gusto para la música de lo más peculiar, único, un rara habilis, con un talento innato.

Menuda noche amigos, solo puedo calificarla de memorable y no soy muy dada a los halagos. Sonaron éxitos de la banda desde el inicio como No hay Ningún Loco o Manicomio, con un público curtido que los vitoreó al máximo y Molina se entrego a ellos como si fuera un ritual como dirían los Barón.

Hubo invitados en el concierto, entre los que se encontraban los dos hijos del gran jefe, y ex de los Ñu que se quisieron sumar a la fiesta, faltaron algunos, que supongo que no acabarían bien con Molina, aunque yo en su lugar hubiera pensado en los fans de la banda, pero cada uno es cada uno.

ñu 4

Músicos entrando y saliendo del escenario sin parar, alguna prolongación en los temas para dar rienda suelta a la creatividad, con la flauta como maestro de ceremonias. Molina también se animó con la acústica y sentado interpretó temas como Tocaba Correr, el público se las sabía todas de memoria y corearon con él. Un hijo de Molina tocó la guitarra y el otro la batería, también hubo coros femeninos para tratar de inflar esa melodía en los temas más pausados, todo muy profesional y elegante como corresponde a una banda con tantas tablas.

Me gustó muchísimo el tema el Tren, con un ejemplar trabajo de la violinista, y es que menuda big band, qué cartel de lujo de grandes músicos. No faltó el Molina sentado al frente del piano para tocar una copa para un viejo amigo, donde se sumaron de nuevo los invitados al escenario. Noche memorable donde el Folk de la banda brilló como en sus viejos días.

Lo que me quedó claro es que Molina y los suyos tienen algo más que ofrecer que viejos clásicos. Suenan genial, tienen una clase y una experiencia acumulada al alcance de pocos, ojalá que Molina se anime a editar un nuevo trabajo. En definitiva, reencuentro con el pasado, abrazo entre los madrileños con una de sus bandas de toda la vida, Molina y sus Ñu, ofrecieron un enorme espectáculo.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *