Web de Metal 28A – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

28A

Los partidos políticos, para desgracia de los ciudadanos que se preocupan por estas cosas (porque los que pasan del tema ya no saben o les da igual quienes son unos y otros), siempre están en campaña electoral, solo que cuando se acercan las elecciones pisan el acelerador y sacan toda la parafernalia y los fuegos artificIales a paseo. Así que antes de que se levantase el telón de la campaña electoral ya llevábamos en precampaña mucho tiempo, oyendo siempre los mismos clichés, el postureo populista y la poca vergüenza de demasiada gente. Esta es la materia prima que tenemos y este es el análisis breve que hacemos de cada uno de los actores principales de este folletín novelesco que, si no fuese porque nos estamos jugando muchas cosas, parece un comedia de actores debutantes y, otros, a un paso de la jubilación, con una lengua rápida y suelta para decir tonterías y soltar bombas mediáticas como si tal cosa.

Por cierto, esta semana hemos tenido el primer debate televisivo, por llamarlo de alguna forma, porque un gallinero con seis personas y con apenas cinco minutos cada uno para hablar de temas de tanta importancia, interrumpiéndose los unos a los otros, es más una charla de café o de vinos que un debate electoral serio. Pero sí que ha valido para ver el juego de alianzas de partidos y por donde podrían ir los tiros después del día 28A: PP y Ciudadanos a una contra PSOE y ninguneando descaradamente a Podemos; PSOE desde su atril y con su discurso complaciente y por encima del bien y el mal; los partidos independentistas barriendo para su casa sin pudor alguno; y Podemos en su línea ya cansina y nada creíble del populismo extremo de izquierdas. Pero vayamos con el análisis de la situación y propuestas de las principales enseñas políticas.

PSOE:

Por increíble que parezca, después de entrar por la puerta de atrás al gobierno y de incumplir promesas y de desmentirse a sí mismo un día sí y otro también, es el favorito según todas las encuestas para ganar, y con bastante ventaja sobre el siguiente, las elecciones. Crecen, eso sí, a la par que Podemos se hunde en estimación de voto, he ahí su gran impulso. Un gobierno socialista que ha tomado aire a base de plegarse a los independentistas catalanes y los proetarras vascos y que ahora trata de hacernos creer que eso nunca se produjo y, tan poco creíble como lo anterior, que eso nunca se volverá a producir. Y te da la risa cuando oyen la palabra indulto a los encausados catalanes y entonces se quedan mudos… ni sí ni no ni todo lo contrario.

En el terreno económico, como todos los partidos, pocas propuestas, pinceladas gruesas y mucho populismo. Su propuesta estrella es, oh sorpresa, incrementar el gasto público. Lo que no mencionan tanto es cómo piensan financiarlo (subida de impuestos al canto) y como piensan cuadrar las cuentas públicas cada vez más deficitarias y con una deuda pública disparada, además de explicárselo a los de Bruselas, que ya no se creían sus presupuestos nunca aprobados.

En cuanto a política social los mismos juegos malabares de siempre, ellos son los buenos y la derecha es la mala malísima. Lo que no explican es cómo los han echado del gobierno de Andalucía después de cuarenta años a pesar de lo buenísimos que son.

PP:

Es un partido en reconstrucción. No es para menos, la última legislatura de Rajoy y su mascota a punto ha estado de cargarse a este partido político. Levantar esa losa es una labore titánica y aunque Casado quizás sea uno de los políticos con mejor discurso y mayor fluidez lo tiene complicado para acercarse al último resultado conseguido, por eso tira una vez y otra también del patético mantra del voto útil, pero sin deshacerse todavía del todo de los lastres del pasado. Es cierto, que ha entrado gente nueva y corren aires renovadores pero de ahí a que recuperen a todo el electorado perdido en tan poco tiempo…

Lo más novedoso es su propuesta a nivel económico: bajada de impuestos. Problema? No explican claramente que va a pasar con el gasto, habrá recortes o no? Dejan caer, pero sin meterse en detalles, que el empuje económico derivado de la bajada de impuestos será suficiente para compensar la menor presión fiscal e incrementar la recaudación. Seguramente se sitúan en el tramo descendente de la curva de Laffer, a la derecha del punto de inflexión, pero eso es una teoría y la realidad puede ser bien diferente. Pero más allá de eso, el hecho de que alguien plantee que papá estado deje de engordar y dirigir un poco menos las vidas de los ciudadanos y dejarles a estos más capacidad maniobra, o sea, más dinero en sus manos, pues es algo que se agradece.

Ciudadanos:

Otros que ven su estrella decaer, y no es de extrañar, pocas fuerzas políticas han dado los bandazos y se han puesto al sol que más calienta que los naranjas de Rivera. Su lema debería ser donde dije digo digo Diego. Aún así, como nadie se fía de ellos salvo ellos mismos, son la única posibilidad de que los socialistas no tengan que volver a envainársela con los independentistas y proetarras, a pesar de que de momento Rivera diga que no es no, en referencia a un pacto para gobernar con Sánchez. Veremos si no tenemos que tirar de hemerotecas…

Se han dedicado en los últimos tiempos a engrosar sus filas y tejer su red a nivel nacional a través de descartes, muchas veces no exentos de polémicas, de otros partidos, con el fin de tener más tirón mediático. Y es quizás uno de sus principales problemas, se preocupan más de las formas y de la foto que del fondo de su discurso, demasiado postureo y poca sustancia. En cuanto a propuestas económicas siguen la ortodoxia y se ajustan más a un guión clásico, sin grandes anuncios y apostando sobre todo por una buena gestión, es decir, propuestas poco nítidas, poco concisas y como siempre mucha ambigüedad. Más de lo mismo.

Podemos:

Se va por la alcantarilla, a tenor de lo que dicen las encuestas, llevan meses descomponiéndose y Pablo Iglesias tendrá que luchar para evitar la debacle absoluta, el voto del campo ya lo dan por perdido, quizás el casoplón, el bailarle el agua a la dictadura venezolana y tantas y tantas arengas que después de años se han quedado sólo en eso hayan tenido un poquito que ver en ese hundimiento. Abanderan el populismo de izquierdas, mucho ruido y pocas nueces y por tanto basan su discurso en polémicas a cuenta del feminismo, las puertas giratorias, la banca, las eléctricas, el adular a los independentistas cuando les conviene, etc, etc. El problema es que eso discurso ya lo tenían hace cuatro años y la realidad del partido y de las actuaciones de sus miembros ha dejado a la vista las costuras, las mentiras y el postureo, puro cartón-piedra.

A nivel económico, como buenos populistas, gastar, gastar y gastar y , por supuesto, seguir subiendo el salario mínimo, ya hablan de 1.200 euros, y sacan pecho de haberlo subido a 900 como si hubiera sido una gran conquista. Lo que no dicen es cuánta gente ha perdido su empleo o ha perdido la posibilidad de conseguir uno “gracias” a la subida del SMI, y es que no hay peor empleo que el que no se consigue y eso es lo que están fomentado con su intromisión en el mercado laboral. Tampoco entran en cómo financiar más gasto y más deuda, como siempre la improvisación y el populismo por bandera. Bueno, eso funciona durante un tiempo, mientras la gente sueña, cuando todo eso se hace añicos el sueño se desvanece y lo único que queda al descubierto es el rostro pétreo de esta gente.

VOX:

El gran tapado de estas elecciones y encantados que están ellos con ese papel. Primera vez que se presentan, son los últimos en llegar y por eso aquellos en los que las predicciones electorales son más complicadas o menos certeras, ahí está lo que pasó en las elecciones andaluzas. Han crecido gracias a la dejación de funciones de PP, Psoe y Ciudadanos mirando para otro lado en el tema catalán. Han hablado claro en ese tema, su punto fuerte sin duda alguna, defienden sin tapujos la unidad de España y mucha gente harta de aguantar tanta hipocresía y tanto fariseo han visto en ello su gran esperanza, a pesar de que en muchos otros temas no compartan su opinión, casi siempre polémica porque, eso sí, no tienen pelos en la lengua.

Cuando entramos en lo económico encontramos claros y oscuros. Su principal propuesta es también la bajada de impuestos pero no tienen una visión tan feliz del mundo como el PP y creen que eso debe acompañarse de un recorte del gasto público, postura mucho más coherente. Más polémico es el debate que plantean sobre el estado de las autonomías, un tema que, como muchos otros, tampoco han explicado convenientemente. Y ese es uno de los temas recurrentes de esta gente que se esconden bastante y dejan que los demás partidos les hagan el juego y parece que eso les va dando bastante resultado, pero hasta el día D no se sabrá a ciencia cierta. Al final, la mayor incógnita que se plantea con ellos, ideologías aparte, es si se quedarán en la versión populista de derechas de Podemos o si verdaderamente hay algo más ahí.

En resumen: difícil papeleta tienen los todavía indecisos, que no son pocos, se lo ponen muy difícil, pero esto es lo que hay. Y cerramos comentando lo penoso que es que en un país que se considera democrático los debates, los de verdad, con tiempo y orden suficiente, no sean algo ya establecido, implantado y obligatorio, al margen de opiniones y conveniencias de unos y otros. En eso parece que no ha pasado el tiempo, o incluso hemos ido para atrás, en tiempos de Aznar y González había más debates televisivos, para no echar gota. También es lamentable que los temas económicos (pensiones, desempleo, desaceleración económica, fiscalidad, financiación autOnómica, infraestructuras, energía, etc, etc) que nos afectan a todos en el día apenas salgan en el discurso y en los mítines de todos estos, relegados a los programas electorales que no se lee ni el tato.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *