Web de Metal BAD BOYS – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BAD BOYS

by Jordi Thunder

La década de los ochenta fue maravillosa en la NBA, quizás la época más brillante de esta competición. Cada equipo tenía a su estrella, en los Draft no paraba de salir talento pero como en todas las épocas, estaba dominada por uno o varios equipos. El anillo siempre era cosa del duelo fratricida entre los Lakers de Magic Johnson y los Celtics de Larry Bird, hasta que se colaron en la fiesta los Detroit Pistons, que tenían talento, pero sobre todo muy malas pulgas, de ahí que se denominasen los Bad Boys.

Chuck Daly, su entrenador no tenía talento para ganar a los Lakers ni a los Celtics, así que creó un concepto defensivo que era casi bélico e intimidatorio en el que valía todo, que apabullaba a sus rivales. El talento lo ponía en la cancha Isaiah Thomas, él tiene frases como “Perdemos de uno, faltan pocos segundos y tenemos dos opciones, pasarme el balón a mí y ganar el partido o no pasármelo”.

Isaiah Thomas nació en Chicago pero jugó para los Pistons, siempre fue odiado por eso, su mala relación con Magic Johnson era legendaria, pasaron de la hermandad al odio, con acusación de Isaiah de que Magic le vetó para que no estuviera en los juegos olímpicos de Barcelona 92.

Esta historia nació en 1988 cuando los Lakers le ganaron el anillo a unos jóvenes Detroit Pistons, 4 – 3, con actuación épica de Isaiah en el último cuarto del partido, jugando con un tobillo lesionado y anotando 25 puntos.

Son dos jugadores que siempre se enfrentaron en su etapa universitaria y que cada vez que se enfrentaban siempre se quedaban juntos, hablando toda la noche, se consideraban hermanos, y cuando los Lakers le ganaron el anillo a los Pistons, Magic apoyó a Isaiah. Al año siguiente los Pistons aprendieron la lección y barrieron con una defensa muy dura a los Lakers, por la vía del cloroformo, cuatro a cero y anillo para los Pistons.

La amistad empezó a agrietarse cuando Magic declaró que tenía el Sida, Isaiah le dio de lado. En cuanto al boicot para que no fuera a Barcelona 92, fue cierto, pero no solo por parte de Magic que estaba resentido con Isaiah porque dudaba sobre su sexualidad, fue Michael Jordan quién realmente lo vetó, porque no lo soportaba y acompañado por el resto del equipo que lo apoyó, lo cierto es que nadie quería jugar con Isaiah y en parte era por su complicado carácter pero también por lo complicado que era jugar contra los Pistons, los partidos siempre acababan en tangana y era el equipo más odiado del planeta.

Después de 25 años de desencuentro, Magic e Isaiah, hicieron las paces en televisión entre lágrimas. Pero retomemos la historia de los Pistons. Ellos pusieron en duda el reinado de los Lakers y al año siguiente los barrieron de la pista.

Isaiah tenía un escudero, ese era Joe Dumars, un gran defensor y un anotador aceptable, jugador muy inteligente. No tenía nada que ver con sus compañeros, de hecho recibió a lo largo de su vida varios premios a la deportividad, era un tipo muy callado que hacía simplemente su trabajo y después se iba a su casa. Él perfeccionó la defensa y modernizó el juego del baloncesto casi sin quererlo. El mismo Jordan declaró que odiaba jugar contra los Pistons porque Joe Dumars fue el mejor defensor y según él, el único que era capaz de pararle.

Isaiah Thomas el talento y el carisma, Dumars la defensa y los triples…. pero el mote de Bad Boys viene por algo y eso fue porque usaban triquiñuelas para despistar al contrario, en ese sentido, el jugador más sucio de la NBA fue Bill Laimbeer, que fue el maestro de Dennis Rodman. A Laimbeer no le importaba meterse en guerras, por eso cuando un día Larry Bird tuvo el día anotador y no se podía frenar, empezó a provocarlo hasta acabar a puñetazos con él, con el único objetivo de sacarlo del partido, de descentrarlo. Otro que aprendió de Laimbeer, era Rick Mahorn, que hacía pareja con él, ambos jugaban por encima de la ley. Esas faltas que cometían los dos eran antideportivas pero en los ochenta estaban permitidas o se hacía la vista gorda, muchas de esas faltas no eran tales, sino agresiones.

Dennis Rodman fue el mejor reboteador de la historia de la NBA. Isaiah tuvo una infancia horrible, al igual que Rodman, este hecho les unió, curiosamente todo lo contrario que Laimbeer que era de familia poderosa y tuvo una vida a todo tren, pero había química entre Laimbeer e Isaiah, porque Laimbeer era un pendenciero y les cayó en gracia.

bad boys 1Pero la clave del éxito de este equipo está en su entrenador, Chuck Daly, que no solo entendía el juego a la perfección sino que era un padre para sus jugadores y al carácter complicado de Rodman e Isaiah supo encauzarlos.

Todos remaban en la misma dirección, tanto los jugadores importantes como los jugadores del banquillo, cada uno con su papel: Isaiah Thomas, Joe Dumars, Bill Laimbeer, Rick Mahorn, Dennis Rodman, John Salley, Vinnie Johnson, Chuck Nevitt…. todos menos uno, Adrian Dantley, venía de ser el mejor jugador de los Utah Jazz, él se consideraba mejor jugador que Isaiah Thomas y no aceptaba que este fuera el líder. No tenía amigos en el vestuario e iba por libre, hasta el punto de cuestionar a su técnico y a sus compañeros con los que tuvo más de un enfrentamiento. Así que se produjo el cambio de cromos  con Dallas de Marc Aguirre por Adrian Dantley. Pese a la mala fama que tenía Aguirre en Dallas, rindió de lujo y fue el escudero perfecto de Isaiah para ganar su segundo anillo consecutivo… y el último de los Pistons.

Imagínate si eran duros, que un jugador de banquillo como era Rick Mahorn, declaró sobre los partidos contra los Celtics que “Podían perder el partido pero no la pelea”. Incluso Pat Ewing declaró que cuando jugaba contra Mahorn y Laimbeer sabía que no iba a acabar entero.

Jordan odiaba a los Pistons e Isaiah Thomas. El entrenador de los Pistons se inventó las “Jordan Rules”, era parar a Michael Jordan a través de acciones antideportivas y los Bulls se vieron colapsados y no reaccionaron.

Después de cinco finales de conferencias seguidas y dos anillos, en 1991, los Detroit Pistons perdieron 4 – 0 en su serie contra los Bulls que los borraron del mapa, por mucha dureza, el talento es imparable y Jordan barrió del mapa a Pìstons y de paso acabó con su leyenda.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *