Web de Metal CASAS VIEJAS – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

CASAS VIEJAS

by Hombre Rancio

10 – 12 de enero de 1933 en la localidad gaditana de Casas Viejas, sucesos sangrientos que cambiaron para siempre el devenir de la República Española. El gobierno socialista de Azaña cayó derrocado por culpa de este suceso meses después.

Los antecedentes son los siguientes, en un pleno de la CNT celebrado en Madrid en 1932  el sindicato de ferroviarios solicitó el apoyo para declarar una huelga general en la que se reclamarían aumentos salariales, pero los ferroviarios se echaron para atrás. No obstante los ferroviarios catalanes sí se fueron a la huelga para evitar una “República burguesa”. Hubo incidentes en Cataluña, Aragón y Andalucía, la CNT se desmarcó pues hubo fallecidos en los tumultos y dijo que fueron obra de los anarquistas.

Los comités anarquistas actuaron en Cádiz. El 10 de enero de 1933 el gobierno decide enviar una compañía de guardias de asalto al mando del capitán Manuel Rojas. El día 11 llegan a Jerez de la Frontera donde les cuentan que la línea telefónica fue cortada en Casas Viejas, donde vivían 2000 habitantes y que quedaba cerca de Medina Sidonia.

En la noche del 10 al 11 de enero, un grupo de campesinos afiliados a la CNT inician la insurrección en Casas Viejas. Por la mañana, armados con escopetas, azadones y pistolas rodean el cuartel de la guardia civil donde se encontraban tres guardias y un sargento y se produce un tiroteo y fallecen un guardia y un sargento.

A las dos de la tarde del 11 de enero, un grupo de doce guardias al mando del sargento Anarte llega a Casas Viejas y liberan a los miembros del cuartel que quedaban vivos y ocupan todo el pueblo. Los vecinos huyen temiendo posibles represalias y otros se encierran en sus casas. Tres horas después llega un nuevo grupo militar liderado por el teniente Gregorio Fernández Artal con cuatro guardias civiles y doce guardias de asalto y empiezan a detener a los presuntos responsables del ataque al cuartel. Acusan a Francisco Cruz Gutiérrez apodado “Seisdedos”, un carbonero de 62 años. Acuden a casa del Seisdedos que vivía en una choza de barro y empiezan los tiros. Al ver que forzaban su puerta, Seisdedos empieza a disparar y mata a un guardia y otro resulta herido. Cuando entraron en la choza mataron a Seisdedos y a seis  personas que estaban en su casa y quemaron la choza.

Prendieron fuego para que salieran de la choza y una vez que salieron, les dispararon a quemarropa. La única superviviente fue María Silva Cruz que salió con un niño en brazos. Rojas y sus hombres se retiran de madrugada y se instalan en el cuartel general. Reciben órdenes de actuar con contundencia para frenar la sublevación y matan a Antonio Barberán Castellar de 74 años y detuvieron a doce personas y las condujeron esposados a la choza calcinada de Seisdedos y los fusilaron a todos.

Abandonan el pueblo con un saldo de diecinueve hombres, dos mujeres y un niño asesinados y tres guardias de asalto muertos por los disparos de los insurgentes.

Los hechos sacuden los endebles cimientos sobre los que se construyó una República y hay una comisión de investigación. Destituyen al director general de seguridad y empezó una caza de brujas que en las urnas se tradujo como el principio del fin para el gobierno Azañista.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *