Web de Metal DEATH WISH – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

DEATH WISH

by Hombre Rancio

Ficha Técnica: USA 1974. 93 minutos. Director: Michael Winner. Guión: Wendell Mayes (Novela: Brian Garfield). Música: Herbert Hancock. Fotografía: Arthur J. Ornitz. Reparto: Charles Bronson, Vincent Gardenia, William Redfield, Hope Lange, Stuart Margolin, Stephen Keats, William Redfield, Jack Wallace, Jeff Goldblum. Productora: Paramount Pictures.

Sinopsis: Tras sufrir una brutal agresión su mujer y su hija, Paul Kersey, un ciudadano normal de Nueva York, decide vengarse acosando a todos los delincuentes de la ciudad que actúan por la noche.

 Opinión Personal: En los setenta estaba de moda este tipo de películas de bajo presupuesto y esta película trata un tema muy americano, los robos, asesinatos y la inseguridad ciudadana, surge la figura de un justiciero callejero… en realidad este guión de original no tiene nada pues recuerda a cualquier Spaguetti Western basado en el monotema de la venganza, pero funciona y fue un rotundo éxito de taquilla, dejando hasta cuatro secuelas posteriores, a cada cual más floja que la anterior, aunque divertidas, todo hay que decirlo.

Charles Bronson da vida a Paul Kersey, un acomodado arquitecto que sufre la terrible pérdida de su mujer asesinada por unos maleantes y su hija que queda dañada psicológicamente de por vida. La justicia es lenta y exasperante y los asesinos están en la calle pensando en nuevas fechorías, esto Paul Kersey no lo soporta ni un minuto más y decide “limpiar las calles”.

Muchas escenas nocturnas con Paul Kersey merodeando la ciudad en busca de presa. Pero bien narrado por cierto, desde las dudas de un hombre pacífico al inicio de su misión. Por ejemplo recuerdo una escena donde le atiza a un individuo que intenta robarle el reloj de madrugada a golpe de navaja y Kersey le asesta un duro golpe en la cabeza, al llegar a casa, Paul Kersey es un pasto de nervios y acaba vomitando. Pero a la vez, la adrenalina que sintió esa noche le hace que se convierta en un “yonki” de la noche y de sus peligros, hasta tal punto que acaba alquilando una habitación en el barrio más peligroso de la ciudad, para vivir de cerca la marginación social y la delincuencia y perseguir a todo aquel que comete delitos.

Efectivamente Paul Kersey vive una serie de aventuras con un esquema como decía anteriormente muy típico del Spaguetti Western, hasta el punto que se podría decir que es un Spaguetti urbano.

Se establece un duelo entre el jefe de policía y el “vigilante” como la prensa tilda a Kersey que se convierte en un símbolo del heroísmo anónimo y que hace que bajen los crímenes en la ciudad porque la ciudadanía empieza a imitarle. La policía trata de tapar por todos los medios que esta noticia salga a prensa, a fin de cuentas los crímenes bajan y los policías de algo tienen que vivir, así que, aunque Kersey como personaje les levanta simpatía, lo que les interesa es que abandone las calles y no se vuelva a saber nada de él.

Kersey recorta todos los artículos de prensa que hablan de sus hazañas, se siente orgulloso y el comisario lucha a contra reloj para saber quién es el vigilante nocturno, cuando da con su identidad se establece un duelo entre ambos, porque Kersey ya está sin frenos y empieza a matar delincuentes.

De toda la saga es sin duda la mejor, sobre todo por la primera media hora que humaniza al personaje de Kersey. El mensaje de esta película no puede ser más simplista “tomar la justicia por la mano” pero fue un éxito rotundo. La verdad es que es de esas viejas películas de vídeo club que tuvieron un gran éxito en su momento y que se fue olvidando su legado con el paso de los años, por cierto, carismático Charles Bronson pese a su hieratismo en pantalla, su sola presencia ya vale la pena el visionado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *