Web de Metal El apego a la bicicleta – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

El apego a la bicicleta

by Vpower

Ladrones los hay en todos lados, eso ya lo sabíamos, y lo vivimos cada día en los noticiarios, pero cuando afectan al mundo de la alta competición nos llama mucho más la atención, ya que es algo que parece que está a otro nivel, en otra esfera, por encima del común de los mortales.

reonEso es lo que debió pensar el triatleta Reon Park. Su bicicleta, una Reiker específica para triatlón y valorada en unos 13.000 euros debido a la customización en la que había invertido su propietario le fue robada recientemente, después de un entrenamiento, y al parecer en su propia casa.

Lo curioso, o dramático, del tema es que el propio deportista todavía confía en la mínima bondad de esta gente y les ofrece 1.000 dólares si se la devuelven. Algo que difícilmente ocurrirá teniendo en cuenta lo que vale y que además corren el riesgo de que les echen el guante en la entrega. Si se roban obras de arte valoradas en cantidades astronómicas, esto se supone que tendrá una salida mucho más fácil y lucrativa para los delincuentes que entregarla por buena voluntad a su legítimo propietario.

Esto nos lleva a un tema que tiene que ver más con el deporte: los hábitos y costumbres. El deporte es sobre todo constancia, y también tienen mucho de sicología y de sensaciones. Si te quitan tu bici puedes pensar que la puedes sustituir por otra, hay muchas marcas, dejando aparte el tema de que tengas o no dinero para ello. Pero lo que no puedes sustituir son las sensaciones y la confianza que tienes encima de tu bici después de horas y horas de entrenamiento. Y por supuesto, eso lleva aparejado un factor moral y sicológico muy importante, es un gran palo cuando estás a punto de tomar la salida en el Ironman más exigente del planeta, el temido y adorado Kona.

Le deseamos suerte al neozelandés, a ver si es posible que recupere su cabra, aunque lo tenga complicado. Moraleja: la bici es como un niño y no se puede dejar sola ni un minuto, especialmente cuando hablamos de monturas de este calibre.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *