Web de Metal ESPARTACO de Howard Fast – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

ESPARTACO de Howard Fast

by Luna

Sinopsis: El joven pastor Espartaco se convierte en un militar del poderoso ejército romano, pero el contacto con la locura de las batallas y la injusticia le llevan a desertar. Sin embardo, es apresado como esclavo y convertido en un célebre gladiador para acabar convirtiéndose en el líder de la rebelión de los gladiadores del año 73 a.C. Comprometido con la sociedad de su tiempo y con los derechos de las minorías, Howard Fast fue perseguido durante el Macarthismo y pasó tres meses en prisión por desacato, que aprovechó para iniciar esta novela. Stanley Kubrick, se basó en esta novela para la película “Espartaco”, protagonizada por Kirk Douglas y es la primera vez en España que se publica con el primer y último prólogos que Fast escribió a la más famosa de sus novelas.

Opinión Personal: Es la mejor novela de Howard Fast sin lugar a dudas y también la más personal que escribió en su vida. Esta novela se empezó a gestar en su mente cuando Howard Fast estuvo en la cárcel, por sus opiniones políticas. Con la victoria de Francisco Franco sobre la República española legalmente constituida, miles de soldados republicanos, defensores de la República y sus familias habían cruzado los Pirineos  para dirigirse a Francia y buena parte de ellos se habían establecido en Toulouse, muchos de ellos enfermos o heridos. Su situación era desesperada. Un grupo de antifascistas recaudó dinero para comprar un antiguo convento y convertirlo en un hospital, y los cuáqueros aceptaron trabajar en ese hospital si nosotros conseguíamos el dinero para mantenerlo en funcionamiento. En esa época había un impresionante apoyo a la causa de la España Republicana entre la gente de buena voluntad y entre la que se contaban muchos ciudadanos conocidos. Fue la lista de estas personas la que nosotros nos negamos a entregar al comité y en consecuencia todos los miembros de nuestro grupo fueron considerados culpables de desacato y enviados a prisión.

Fueron malos tiempos, los peores tiempos que yo y mi querida esposa hemos vivido jamás. Nuestro país se parecía más que nunca en su historia a un estado policial, J. Edgar Hoover, el director del FBI desempeñó el papel de mezquino dictador. El miedo a Hoover y su archivo de miles de liberales impregnó el país. Nadie se atrevió a pronunciarse o a levantar su voz contra nuestro encarcelamiento. Como he dicho en alguna ocasión, no era el peor momento para escribir un libro como Espartaco.

En cuanto a su ambientación sobre el imperio romano pues no está mal, tampoco es demasiado profunda pero digamos que es convincente. Da igual porque lo que prima en esta historia es el factor humano enfrentado con el poder de Roma, algo que se puede traducir a cualquier siglo, la libertad y la lucha contra la tiranía, algo muy mal visto en Usa en los años de Howard Fast, por eso esta novela fue clandestina y para publicarla, Howard Fast tuvo que pagar de su propio bolsillo la edición ya que nadie se atrevía a publicar su novela por ser un autor perteneciente a la lista negra de Hoover y el Macartismo.

Lo que cambia respecto a la película es la visión. En la novela Espartaco es visto a través de los ojos de romanos y esclavos y en cambio en la película él es la voz, única diferencia. Espartaco es un hombre cualquiera en el fondo pero su fuerte convicción es lo que arrastra a los demás a la sublevación y a la lucha, una lucha de trágico final y es que es el típico antihéroe que sabe perfectamente como va a acabar pero no lucha contra su destino, solo vive por su convicción de ser libre.

Está muy logrado el personaje de Craso que lucha contra él y que se obsesiona por completo con Espartaco hasta el punto de enamorarse de Varinia, la mujer esclava de Espartaco que obviamente lo odia a muerte. El juego entre la comprensión también resulta vital en esta novela, tanto los esclavos tratan de comprender a los romanos y los romanos tratan de comprender porque los esclavos se sublevaron pero jamás llegarán a un punto de entendimiento.

Novela amena y de hondo mensaje que puede trasladarse a cualquier época. Quiero decir que Espartaco existió de verdad y que sublevó contra Roma y fue gladiador. Fue el historiador Plutarco el primero en hablar de Espartaco. En el 73 A.C estaba en la escuela de gladiadores de Padua  Espartaco ideó y llevó a cabo una rebelión a fin de escapar junto a 200 compañeros. El plan fue tramado por Espartaco, Casto, Gánico, y los celtas Crixo y Enomao (estos últimos de origen galo)​ se armaron con utensilios de cocina​ y eludieron las legiones que los interceptaban. De los 200 que iniciaron la rebelión, solo 74 lograron escapar, y algunas fuentes citan que una mujer los acompañó, se presume que era acompañante de Espartaco.​ Los caudillos de la rebelión tenían seguidores esclavos por distintos motivos, por etnia, por ser los estrategas de la fuga, por sus aptitudes guerreras, y posiblemente por su carácter de nobles (antes de ser capturados por Roma).

En el camino asaltaron un convoy que transportaba armas de gladiadores​ y se apoderaron de él, y se refugiaron en el monte Vesubio, desde donde empezaron a llevar a cabo acciones de sabotaje contra las localidades vecinas. Espartaco estableció un reparto equitativo del botín entre todos sus hombres, lo que le atrajo gran número de seguidores entre los esclavos de las fincas aledañas al volcán, con lo que comenzó el engrosamiento de sus fuerzas

Los romanos no los tomaron en serio y lo pagaron con su vida hasta que Craso mandó a la legión contra ellos hasta que acorralados y traicionados por los mercaderes sucumbieron y fueron todos ellos crucificados en la vía Apia, algo que obsesiona a Howard Fast y hace paralelismos con la pasión de Jesucristo, muy lograda la novela.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *