Web de Metal Informe sobre el hambre 2018 – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

Informe sobre el hambre 2018

by Vpower

Muy preocupantes las cifras que publica la ONU sobre el hambre en el mundo, se invierte la tendencia de los últimos años y vuelve a crecer el porcentaje de población mundial que pasa hambre.

821 millones de personas pasan hambre en el mundo, según el informe de la ONU con datos del 2017. Son 17 millones más que en el 2016 -una de cada nueve-, cuando la cifra de afectados por la subalimentación se situó en 804 millones.

Contra lo que solemos pensar, Asia acapara el mayor número de personas que pasan hambre, pero en términos relativos, en porcentaje de población, África sigue liderando esta triste estadística con más de 256 millones de personas subalimentadas. En Asia son 515 millones, que se dice pronto, pero también tiene mucha más población y por tanto en porcentaje sobre el total alcanza “sólo” el 11,4% frente al 20% en África.

hambre

En América Latina y el Caribe el hambre también creció, hasta los 39 millones de personas en el 2017. Aunque, como todos sabemos, esta cifra seguramente será más alta con los datos de 2018 debido a la situación que están viviendo algunos países de la zona, sobre todo Venezuela.

Tampoco hay que desdeñar el número de hambrientos en Europa y Norteamérica, el llamado primer mundo, pero donde 25 millones de personas poco tienen que llevarse a la boca cada día, el 2,5% de su población.

¿Qué soluciones se plantean ante este trágico panorama? Pues la ONU reclama más esfuerzos de adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático, así como prestar más atención a los grupos más vulnerables (como lactantes y menores). El objetivo es intentar erradicar el hambre en 2030… alguien se lo cree? Yo no. Según la agenda de desarrollo sostenible se podría alcanzar ese objetivo en poco más que una década. Sería muy bonito, sería un sueño, pero seamos realistas, será muy difícil que eso ocurra, si miramos a la serie histórica nos damos cuenta de ello.

El primer tropiezo serio cara a ese objetivo lo tenemos en las estadísticas de los dos últimos años, donde en vez de acercarnos nos alejamos de la meta. Pero no acaban ahí los obstáculos. El cambio climático, la inestabilidad política a nivel mundial, la corrupción que hace que se frustren muchos esfuerzos solidarios, la fuerza de la naturaleza que se ceba más en estos países con menos desarrollo (terremotos, maremotos, sequías y otras catástrofes naturales), el terrorismo, los conflictos militares y la inestabilidad a nivel mundial, la falta de solidaridad o mejor dicho la falta de continuidad en los esfuerzos, entre otros factores, los que se podrían incluir en un factor sorpresa o imprevisible (por ejemplo, las crisis económicas que pueden desbaratar todos los planes o cálculos de un plumazo) hacen que esos planes de abolición del hambre a nivel mundial parezcan más una imagen onírica que un objetivo alcanzable en diez años.

Hay temas sangrantes que además ponen un punto de dramatismo a todo este asunto. Por citar algunos, el desperdicio de alimentos a nivel mundial, la capacidad de producción de alimentos que podría dar cobertura a mucha más población pero que por motivos de oferta y demanda no se aprovecha (no olvidemos la posibilidad de las nuevas tecnologías de producción alimentaria y genética), capitalismo puro y duro. Eso por no hablar de la ceguera que nos acecha a todos, o casi todos, los que vivimos en el primer mundo, esa que hace que te sorprendas cuando lees este tipo de noticias pero que a los diez minutos ya ni te acuerdes que lo que tú no te vas a comer hoy ni mañana ni pasado mañana podría salvar la vida de alguna persona en otra remota parte del mundo.

Son las contradicciones inherentes a una sociedad que vive en el mismo planeta pero en mundos diferentes. Al menos, me sirve como reflexión para darme cuenta de lo privilegiado que soy por haber nacido en un país como España y no dos mil kilómetros más al sur. Dentro de diez años, revisaremos las estadísticas otra vez y quizás entonces nos vendan que en 2040 se erradicará el hambre.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *