Web de Metal LA DAMA DE CACHEMIRA de Francisco González Ledesma – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

LA DAMA DE CACHEMIRA de Francisco González Ledesma

by Hombre Rancio

Sinopsis: El policía más célebre de los bajos fondos de la novela negra y criminal española persigue por las calles sucias de Barcelona una silla de ruedas desde la que se ha cometido un crimen, una silla de rueda sobre la que cree saber quién se sienta y tras la que vivirá una de sus aventuras más sorprendentes e inesperadas. Una aventura de mujeres que sueñan con viajar y que el único viaje que se pueden permitir es soñar. Premio Mystére a la mejor novela negra publicada en 1986 en Francia, es la prueba irrefutable de que por Méndez, aunque pasen veinticinco años, el tiempo no deja de ser un accidente inoportuno. Porque él, como sus novelas, nunca envejecen.

Opinión Personal: Francisco González de Ledesma nos dejó en el 2015 pero su legado sigue vivo. Toda su obra siempre transcurrió en Barcelona a la que supo sacarle el máximo jugo. Empezó escribiendo historietas para Bruguera, después se licenció en Derecho. Empezó ejerciendo como abogado pero lo que le tiraba era la pasión por la literatura, así se metió después a periodista y llegó a ser redactor jefe de La Vanguardia. Se casó y tuvo tres hijos. Pasó de las historias de cómic donde era guionista a coger un pseudónimo y empezar a escribir novelas del oeste como Silver Kane y llegó a publicar una semanal. Se dice que llegó a escribir más de 1000 entre novelas del oeste y novelas románticas con el pseudónimo de Rosa Alcázar pero lo que le da fama a Ledesma es la serie Méndez.

La serie Méndez está compuesta por 11 volúmenes y ahora es la hija de Ledesma la que sigue con la saga y publica una novela sobre la juventud de Méndez, nadie mejor que ella para seguir con la saga. Méndez es con Carvalho seguramente el personaje más famoso de novela negra hispánica.

Sus once volúmenes hablan por sí solos aunque las mejores novelas están en los inicios de Méndez. Esta La dama de Cachemira es la cuarta novela de las saga Méndez que fue escrita en 1986, dos años después de que le otorgaran a Ledesma el premio planeta por su Crónica sentimental en Rojo, estas dos son sin lugar a dudas las dos mejores novelas de la saga Méndez.

Méndez es un inspector de policía tan viejo que no lleva pistola sino Mauser, se rumorea que ya estaba en activo cuando el asesinato de Canalejas. Méndez vive en la calle y tiene muchos ratos libres, por eso siempre lleva una gabardina de la que cuelga alguna novela para pasar el rato. Méndez no cree en la justicia y no busca apresar al delincuente para que pase por ella, él hace su ley y busca esclarecer los hechos. Méndez no corre detrás de los delincuentes porque le puede dar un ataque cardíaco, así que llega a acuerdos con ellos, te dejo de perseguir si me enseñas a forzar puertas, por ejemplo.

Méndez está en contra de los métodos policiales de investigación, él cree en el poder de la palabra y en ir tocando puertas y hablar con la gente para después buscar sus deducciones. Méndez nunca resuelve un caso como la policía quiere por eso está mal visto y están deseando que se jubile pero siempre esclarece la verdad. Méndez vive en la calle y más concretamente en los bajos fondos donde se siente como pez en el agua, cada vez que va a la parte vip de la ciudad, se siente sin aire. Méndez escapa del periodista Amores porque este atrae a la mala suerte… y así podría estar hablando sobre las características psíquicas de Méndez hasta el infinito pues estamos ante uno de los personajes más creativos y bien definidos de la historia de la literatura moderna.

El caso es lo de menos pero ahí va. Un asesinato en un callejón, un hombre ha sido asesinado por alguien que iba en silla de ruedas. Un triángulo amoroso desastroso, nostálgico e inviable y las típicas subtramas para desviar la atención para hacernos pensar que es asunto de dinero. Si eres lector ávido de novela negra, sabrás que Ledesma presenta un esquema muy general como es presentarte al asesino en las primeras páginas para que luego desaparezca y te olvides de él y buscar subtramas para desviar la atención… pero ya digo que la figura del asesino es lo de menos.

El sentido del humor de Ledesma que a través de Méndez va poniendo en cada página es un humor inteligente y de altos vuelos. Pero no solo de humor negro vive Méndez sino que hay un narrador en tercera persona que habla de Méndez y es pura poesía como va describiendo los estados anímicos de los demás o la ciudad de Barcelona y sus bajos fondos. Estas dos son características básicas y fundamentales de todas las novelas de Méndez: la poesía urbana y el humor negro.

La trama policíaca está bien, aunque ni de lejos es el mejor caso del inspector Méndez, aunque recrea momentos muy buenos de tensión como cuando Méndez está en el lavadero, más que tensión o Thriller diría que son momentos de literatura de altos vuelos que esto es novela negra ibérica y ya se sabe que tiene denominación de origen.

Pero lo que sí es, es el caso más emotivo de Méndez hasta el punto que se involucra con una de las sospechosas, no en un plano romántico o sentimental y mucho menos semental pues ya se sabe que de cintura para abajo Méndez no existe, pero el bueno de Méndez también tiene su corazón y lo demuestra en esta novela, que de las 11 diría que es en la que vamos a conocer a un inspector Méndez más humano y cercano que nunca.

La dama de Cachemira no es la mejor de la saga Méndez, no es el mejor caso de este curioso inspector pero sí se puede decir que es la más humana de las 11 novelas. Los mejores tiempos de Ledesma como escritor sin duda alguna fue la década de los noventa, ahí se consagró e inmortalizó al inspector Méndez, que incluso para algunos es superior a Carvalho.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *