Web de Metal LHASA, LA CIUDAD PROHIBIDA – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

LHASA, LA CIUDAD PROHIBIDA

by Natalia

Una de las ciudades con más misterio del planeta, es la capital del Tíbet y está rodeada por las montañas del Himalaya. Es el centro sagrado del budismo su nombre significa la ciudad de los dioses. La historia de esta ciudad se remonta al 641 a.C. cuando Songsten Gampo conquistó y fundó el imperio tibetano y se casó con la princesa Bhrikuti del Nepal y con la también princesa Wen Cheng de la corte imperial Chang, el pueblo tibetano por aquella era nómada.

Después cayó la monarquía y el quinto Dalai Lama puso el poder político y religioso en Lhasa. Damos un salto en el tiempo y nos plantamos en el siglo XV se crean tres monasterios: Ganden, Sera y Drepung para reactivar el budismo en el Tíbet.

Siempre en guerra con los chinos, el quinto Dalai Lama conquista el Tíbet y traslada el centro administrativo a la ciudad de Lhasa y en 1645 empiezan a reconstruir el palacio de Potala en la colina roja. Este palacio fue utilizado como residencia de invierno del Dalái Lama. En 1690 se construye el palacio rojo y el Jokhang, los edificios más míticos de la ciudad que aún perduran en el tiempo.

LHASA LA CIUDAD PROHIBIDAEl séptimo Dalai Lama siguió construyendo templos. En la primera mitad del siglo XX varios exploradores occidentales entre ellos Heinrich Harrer quisieron viajar a la ciudad, que de aquella estaba prohibida para los extranjeros. Estamos en 1951 y la mitad de población del Tíbet eran monjes residentes en los monasterios, por eso era prohibida, para no estorbar su paz.

1951 fue un año muy duro pues el gobierno chino atacó la ciudad y mucha gente huyó de ella entre ellos el Dalai Lama que tuvo que poner rumbo al exilio en India.

En 1987 hubo manifestaciones contra el régimen chino encabezados por monjes, el gobierno chino impuso restricciones a las libertades civiles de los religiosos tibetanos, se les “orientaba” para que se pasaran al comunismo, cosa que no hicieron nunca. También querían que los monjes denunciasen al Dalái Lama, renunciasen al budismo y pasaran del movimiento independentista tibetano, siempre de forma pacífica, los tibetanos nunca consiguieron ser reeducados por el gobierno chino.

Pese a que muchos monjes fueron encarcelados y otros emigraron a la India donde se encuentra el gobierno tibetano en el exilio. Los chinos consiguieron menguar los movimientos opositores con la violencia.

En la década del 2000 la población del Tíbet creció mucho y es que el gobierno chino como no es capaz de que se abandone ni el budismo, ni el independentismo, ni la fe ciega de sus habitantes en el Dalai Lama se les ocurrió que el mejor arma es la emigración y hay miles y miles de chinos viviendo en el Tíbet, sobre todo en Lhasa, intentando ahogar una cultura que nunca se apagará porque lo llevan en el espíritu, Budismo igual a resistencia pacífica.

Cuando los primeros extranjeros llegaron de incógnito a la ciudad pues estaba prohibida se encontraron con el primer obstáculo, a Lhasa solo se puede ir a pie, se encontraron con una ciudad medieval pero llena de encanto. Hasta 1980 la ciudad de Lhasa siguió siendo prohibida para el visitante extranjero, quizás la ciudad más espiritual del planeta y la única que pese a vivir bajo el yugo del ejército rojo chino no lograron nunca que Lhasa perdiera su esencia. Mucho tenemos que aprender de la cultura tibetana y por supuesto desde Metalbrothers.es nos unimos al grito de “FREE TIBET”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *