Web de Metal LOS MISTERIOS DE MADRID de Antonio Muñoz Molina – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

LOS MISTERIOS DE MADRID de Antonio Muñoz Molina

by Luna

Sinopsis: La misteriosa desaparición del Santo Cristo de la Greña lleva a Lorenzo Quesada a la capital española, en donde se suceden las historias más disparatadas, con los más variopintos personajes y situaciones de lo más descabellado.

Un Madrid a principios de los noventa, convertido en un escenario a la vez muy preciso y fantasmagórico. Una peripecia detectivesca en la que Muñoz Molina otorga un papel preponderante a un registro irónico que convierte a este relato de aventuras y desventuras en una versión actual del Cándido de Voltaire.

Opinión Personal: Escritor nacido en Úbeda del que quiero destacar las siguientes novelas: El Jinete Polaco, Plenilunio, El viento de la luna. Esta novela corta fue escrita por capítulos en el País durante 1992 (año olímpico). Estaba en un gran momento, venía de cosechar un éxito enorme con El Jinete Polaco. Permitidme hablar de esta novela porque tiene mucho que ver con este “Los misterios de Madrid”. El jinete polaco trata sobre Magina, ciudad imaginaria inventada por Muñoz Molina y con un narrador anónimo nos cuenta la vida en Magina desde el asesinato de Prim hasta la década de los noventa.

De nuevo vuelve a aparecer como telón de fondo la ciudad de Magina, de allí procede nuestro héroe anónimo Lorencito Quesada. Magina es una ciudad inventada que recuerda a Región del enorme escritor Juan Benet.

Prosigamos. El señor Muñoz Molina no destaca por su sentido del humor, yo diría que su novela más profunda y dramática es Plenilunio, pero sí en sus primeras novelas tenía ese pulso narrativo y ese sentido del humor.

Lorencito Quesada es el antihéroe por naturaleza, un virginal monaguillo santurrón que vive debajo de las faldas de su madre que se dedica a escribir en el periódico del pueblo y a hablar por la radio, tiene algo de autobiográfico porque Molina también empezó así.

Recibe un encargo del ricachón del pueblo, desapareció el Cristo de la Greña, el santo de Magina que debe salir en procesión. El marqués ricachón le dice a Lorencito que fue encontrado un peluquín como el del Dioni en el lugar donde el Cristo fue robado. Sabe quién fue, un folklórico venido a menos que toca en los peores tablaos de Madrid.

Pero el folklórico resulta ser un señuelo, nada es tan sencillo como parece y Lorencito se mete en un túnel del que no sabe salir sino es a trompicones y con cierta hilaridad. Este personaje me recordó mucho al investigador anónimo de Mendoza que empezó a salir en el laberinto de las aceitunas. En menor medida me recordó el ambiente madrileño por momentos a las correrías nocturnas del inspector Méndez de Ledesma… tiene los mejores ingredientes de la novela negra ibérica y rinde homenajes constantes a grandes escritores.

A menudo Muñoz Molina se desvía de la historia y simplemente cuenta el deambular del personaje por el Madrid de los noventa. No te vas a encontrar desde luego un esbozo de Madrid muy elaborado ni su real imagen en los noventa. No hay un trazo socio-político claro.

Se desvía de la acción para relatar cenas en sitios de postín para luego acabar en un sex shop o en tugurios de mala muerte, pensiones con garrapatas, hoteles de lujo… un sin fin de escenarios que va recorriendo sin tiempo para echar la vista atrás Lorencito Quesada.

En las últimas treinta páginas el autor retoma con ritmo el eje central de la novela, deja de deambular por los lugares más turbios de Madrid, pero también los más emblemáticos, donde le falta ese fondo de armario para describir esos lugares tan sórdidos como te podía hacer un Montero Glez o escritores por el estilo.

Nos esperan más de una sorpresa en la parte final de la novela, un vuelco total en la trama y os aseguro que no vais a adivinar al culpable de esta desaparición ni de broma, cosa que se agradece. Se lee de un tirón, te va a ayudar a descubrir otra faceta de este muy buen escritor tan valorado en las letras españolas. Una escritura aún sin esa personalidad que le caracteriza pero jugando.

Ese podría ser el gran titular de esta novela “Muñoz Molina se divierte escribiendo los misterios de Madrid”. Juega con sus influencias literarias y nos brinda una novela negra-cómica de acción donde la psicodelia tan clásica española surge en cada esquina. Con esto quiero decir, desventuras de un Sancho Panza venido a menos, desventuras descabelladas y el amor por las situaciones más absurdas tan típicas de la literatura española y de nuestra vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *