Web de Metal MATHIAS SINDELAR – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

MATHIAS SINDELAR

by Pescaíto Thrasher

Seguramente el mejor jugador austríaco de todos los tiempos y uno de los mejores de Europa aunque los pocos que se acuerdan de este futbolista fue por su oposición al nazismo. A los quince años, Sindelar ficha por el Hertha de Viena y pasaría después por las filas del Austria de Viena, bajo su liderazgo, pese a su juventud, fue el motor del equipo para ganar tres copas de Austria seguidas.

Pero sobre todo se le recuerda por su papel con la selección austríaca con la que debutó en 1926 y marcó el gol decisivo para ganar a Checoslovaquia. En la década de los años treinta marcaría por partida doble en las goleadas a Suiza.

El partido más recordado fue el que enfrentó a Alemania contra Austria y les ganaron los austriacos hasta dos veces seguidas con goleadas incluidas un 5-0 en Viena con Hat Trick de Sindelar y un humillante 0-6 en Berlín que causó muchos cambios en el fútbol alemán que no encajó nada bien esa derrota.

Sindelar tuvo 44 internacionalidades y marcó 27 goles, Austria llegó a ganar a la temible Hungría por un contundente 8-2 pero aún así, pese a que Austria en los años veinte era la considerada mejor selección del mundo no logró ganar ningún título.

Mathias Sindelar es comparado con Johan Cruyff, un futbolista menudo con visión de juego, buen golpeo del balón y pases milimétricos.

El Manchester United trató de hacerse con sus servicios, oferta que él declinó y fue uno de los primeros futbolistas del mundo, por no decir el primero en salir en un anuncio publicitario. Participó en la copa del mundo de 1934 celebrada en Italia pero allí se chocó contra la selección anfitriona y de un más que dudoso arbitraje.

En los Juegos olímpicos de Berlín de 1938, Austria ya estaba anexionada a Alemania por el régimen Nazi y Sindelar no quiso participar en el torneo, algo que sentó muy mal a las autoridades nazis. Pero antes de esa anexión se celebró un amistoso entre Austria y Alemania, un amistoso pensado en darle la bienvenida a los jugadores austriacos que se pasarían a Alemania, partido que Sindelar se tomó muy en serio a pesar que las instrucciones recibidas eran de que tenían que dejarse perder contra Alemania, Austria ganó 2-0 y Sindelar celebró uno de los goles desafiante mirando al palco de Hitler.

Sindelar no era judío ni declaró nunca su antipatía al nazismo, él solo hablaba en el campo. Los nazis quisieron aprovecharse de su fama pero él nunca se dejó, su muerte es un misterio y aquí nace la leyenda. Se probó que sufrió una intoxicación de monóxido de carbono, ¿accidente doméstico por el defectuoso uso de la estufa? esa es la versión oficial, falleció en su domicilio junto a una chica, cuando todavía estaba en activo.

15.000 personas acudieron a su funeral.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *