Web de Metal NAURU – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

NAURU

by Pescaíto Jr

Nauru es uno de los países más curiosos del planeta y que no suele salir nunca en las noticias. Es una isla en Oceanía de tan solo 21 kilómetros cuadrados y hay sobre unos 12.000 habitantes, hay que contar también el campo de refugiados que tiene esta isla, que es uno de los peores campos de refugiados del planeta.

Una isla sin historia, tan solo que siempre fue rica en fosfato (su única riqueza) y que siempre se vivió de esto. En la II Guerra Mundial los japoneses ocuparon la isla y se llevaron el fosfato, previamente, tanto Australia como Alemania ya se habían establecido allí para extraer fosfato.

Las Naciones Unidas aprobaron un tratado en 1947 según el cuál, Australia, Inglaterra y Nueva Zelanda pasaban a dominar esta isla y por supuesto a extraer su fosfato. En 1968 Nauru lograba su independencia y en 1970 el control del fosfato.

La relación con su vecina Australia siempre fue muy mala, hasta el punto de que el gobierno de Nauru llevó a los tribunales al gobierno australiano por la explotación de fosfato durante años, curiosamente no han demandado al resto de países que se establecieron en Nauru.

Seguramente penséis que al tratarse de una isla de Oceanía, sea un lugar idílico con sus palmeras, cocos, aguas cristalinas… pero Nauru es un estercolero sin vegetación, una isla de 21 kilómetros patas arriba con una fosa enorme.

Se han agotado ya las reservas de fosfato y esto llevó a la quiebra absoluta al gobierno de Nauru, siendo el país más pobre del mundo en los noventa. Esa denuncia contra el gobierno australiano se resolvió con un acuerdo en privado donde Australia daba una indemnización e intentaba ayudar a resolver los problemas medioambientales que sufre la isla por la explotación del fosfato.

Nauru pasó de vivir del fosfato a vivir del blanqueo de dinero y convertirse en un paraíso fiscal, más de veinte gobiernos diferentes desde que se independizaron, todos ellos, salpicados por la corrupción, algo que a los propios nauruanos les es indiferente.

No hay ni un solo mamífero en la isla, solo escasa vegetación, la explotación minera acabó con la vida de esta isla que es para muchos el lugar más feo del planeta tierra. Encima este país está en el ojo del huracán pues Estados Unidos daba una cantidad importante de dinero para recuperar la salud económica del país a cambio de convertirse en un país satélite, algo que no han logrado pues el gobierno de Nauru está en tratos con el gobierno de Corea del Norte y también en guerra con el gobierno chino, pues han alojado en su isla a diferentes disidentes científicos que  han abandonado China para trabajar con Corea del Norte.

Antes se conocía a Nauru como la isla de los obesos. Es el país con más obesos, el 65% de la población lo es, de hecho forma parte de su cultura y estar obeso es estar saludable para ellos. Para ellos a parte de saludable estar gordo significa ser poderoso y lo relacionan con la riqueza, ser delgado es para ellos, lo mismo que ser pobre.

¿Correo basura o Spam? Seguro que es algo cotidiano de vuestras vidas, pues todo eso salió de Nauru y más de uno sacó dinero con esto.

Los inmigrantes ilegales que van a Australia son deportados a Nauru en unas condiciones pésimas. ¿Por qué no cierran estos campos inhumanos? Pues porque Nauru ahora es de lo único que vive, cerrar ese campo de refugiados por el cual recibe dinero, les llevaría a la bancarrota.

Nauru cobra mil dólares mensuales por asilado, lo cual permite al Estado ganar varias decenas de millones anuales. Ni las reiteradas denuncias de abusos ni la presión de las diversas ONG han frenado a Canberra y Yaren; no le interesa a ninguno de los dos, también de ahí salen los refugiados.

Un país sin agricultura, sin recursos naturales, con una población de tan solo 11.000 habitantes con una esperanza de vida de 65 años en hombres y 54 años en mujeres, obesos la mayoría de ellos y la muerte más común es el infarto de miocardio. Un país en bancarrota total que ahora vive de los refugiados que salen de países asiáticos de Nueva Zelanda, Australia… y que queremos denunciar las condiciones en las que viven estos refugiados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *