Web de Metal SMI Y DESEMPLEO – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

SMI Y DESEMPLEO

by Vpower

Palo el que han dado las cifras de paro recién publicadas.

Ojo al dato: el 2 de enero se produjeron más de 600.000 bajas en la Seguridad Social. El dato supera incluso los 363.017 despidos que se produjeron durante el viernes negro del pasado día 31 de agosto.

No sólo llama la atención ese dato pavoroso y desalentador. La fecha en la que se produce también parece ser altamente significativa: el 2 de enero, es decir, el primer día laboral del año desde que entrara en vigor la la subida del salario mínimo interprofesional. Casualidad? Lo dudo.

El dato más positivo es que es se produjeron 480.000 altas, con lo que la variación final fue de algo menos de 125.000 despidos… poca broma.

Pero hasta qué punto la subida del SMI ha influido es esas cifra de destrucción de empleo. Depende de a quien quiera usted escuchar. Si es al gobierno socialista para nada es achacable ese crecimiento del desempleo a la subida del SMI. Pero si quiere usted escuchar lo que el Banco de España, la agencia Moodys, amén de numerosos economistas, dicen, el impacto es claramente negativo.

Para situarnos, la subida del SMI fue de nada menos que 22%, hasta los 900 euros. Y ojo que eso no es todo, ya que en 2017 el nefasto gobierno de Mariano Rajoy ya había subido el salario mínimo en un 8%. Es decir que vamos acumulando incrementos a lo largo de los últimos años.

Los colectivos más desfavorecidos por estos datos son los de siempre, jóvenes y mayores de 45 años. La pregunta es bien sencilla, o eso parece, es bueno que el gobierno de turno suba el salario mínimo? La respuesta es NO. Contra lo que inicialmente se podría pensar, de buenas intenciones está lleno el cementerio, lo que hace el gobierno no es favorecer la creación de empleo, sino la destrucción y, ojo al dato, dificultar el acceso de todos aquellos que están buscando empleo, sobre todos los que no tienen experiencia, es decir, los jóvenes. A mayor coste, menor contratación.

Así, lo que a vuela pluma y sin pensarlo podría parecer que tiene es beneficioso para el conjunto de los trabajadores no lo es más que para una minoría, los que conserven su empleo o consigan uno nuevo. La injerencia del gobierno en el mercado laboral en este caso lo único que provocan es una distorsión de la oferta y la demanda en el mercado de trabajo. El coste de esta medida durante el gobierno del PP significó una pérdida neta de 12.000 empleos. A mayor subida mayor impacto, como parece que dejan patente las cifras.

El desempleo sigue siendo una de las asignaturas pendientes de la economía española, la más importante diría, un problema estructural que ni siquiera en fases de crecimiento conseguimos solventar. La solución debería venir por el crecimiento de la productividad, la competitividad y la libre competencia, por flexibilizar el mercado de trabajo, no por ponerle más trabas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *