Web de Metal VAMPYR – Cry out for Metal (1985) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

VAMPYR – Cry out for Metal (1985)

by Pescaíto Jr

Alemania
Speed Metal

vampyr 11. Oath (Intro)
2. Sinner
3. Indianapolis
4.  Hell Bent Angels
5. Scytherman
6. Mercy Killing
7. Metal Hymn 86
8. Warrior
9. Breaking Metal
10. Vampyr

Markus “Nil Conan” Maier – Bass
Roman Sterzik – Drums
Ralf Hollmer – Guitars
Lubosch “Ironhead” Sterzik – Guitars
Wolfgang Schwarz – Vocals

Vampyr fue una banda alemana que se creó en Ulm en 1983 y cuya actividad cesó en 1988. Tenían un segundo álbum preparado que nunca llegó a ver la luz porque el sello de esta banda quebró y ninguno de sus músicos se dedica a la música actualmente.

Como curiosidad os diré que dos músicos de esta banda pasaron por las filas de los Tyrant que es una de las bandas de Speed Metal más conocidas de Alemania de aquellos años ochenta. Vamos a ponernos en antecedentes, el Speed Metal tuvo un pequeño Boom desde 1980-1985. La semilla la puso Judas Priest que con el álbum British Steel y gracias a temas como Rapid Fire dieron lugar al nacimiento o mejor dicho pusieron la semilla del Thrash Metal y el Speed Metal.

Así surgieron bandas de Speed Metal en medio mundo pero vamos a centrarnos en Alemania y solo citaré a unas pocas. Los Tyrant no era una banda técnica y llevaban un rollo alegre y contagioso al igual que los S.D.I, a estas bandas les pasó lo mismo, fueron de menos a más y con el surgimiento del Glam a mediados de los ochenta el metal clásico empezó a agonizar y se ablandó, bandas como por ejemplo los Saxon buscaron un sonido más melódico y comercial pero no hace falta hablar de esta banda inglesa, la banda que más influenció a las bandas de Speed Metal fueron los canadienses Exciter que también ablandaron su sonido.

Después hay dos mitos del underground como son Vectom que sacaron dos discos a cada cual más agresivo y oscuro y los Living Death que sin lugar a dudas son los verdaderos mitos del underground y una de las mejores bandas de Speed Metal de todos los tiempos junto a los holandeses Mandator.

Los Vampyr tenían un sonido similar al de Tyrant, lo suyo era un Heavy Metal clásico con mucha aceleración y aire festivo. Un cantante con una voz ronca, unos estribillos muy repetitivos y con poco gancho, una batería que suena como un martillo pilón sin descanso alguno y una agresividad en los riffs muy potente y potable, me quedo con esos solos de guitarra, nada técnicos pero incendiarios que siempre arrancan con distorsión y que después intentan copiar la fórmula de los Judas Priest y tirar de melodía, sin ser nada del otro mundo es un álbum divertido que tiene la esencia de los años mágicos del metal alemán.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *