Web de Metal BREAKING THE HALO – Atlas (2016) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BREAKING THE HALO – Atlas (2016)

by Pescaíto Thrasher

USA
Power/Thrash

breaking the halo 11. Atlas
2. Crow’s Feast
3. Ardennes
4. Sniper
5. Drowning
6. D-Day
7. Sunset
8. The Irishman
9. The Depth
10. Tundra
11. Death March
12. The Blackness

.

.

Earl Russel – Batería
Paul Konjicija – Guitarra
Mike Dieringer – Guitarra
Greg Wagner – Cantante

Breaking the Halo debuta con el pie izquierdo con este Atlas. Es un álbum que contiene todos los clichés a esquivar por las bandas que se precien de ser profesionales. Para empezar nos vamos a encontrar con una producción muy torpe. Lo peor de todo viene en la voz de su cantante Greg Wagner. En ningún momento suena natural, está completamente maquillada en el estudio y a mí personalmente me recuerda mucho a Tom Araya en Diabolus in Musica. A eso le añadimos el que ni siquiera cuentan con bajista, un error garrafal y que no se puede permitir una banda de heavy metal. El último clavo en su ataúd es que la batería suena a programada, no tiene energía y no pinta nada.

En definitiva este Breaking the Halo es como si fueran tan solo una voz enlatada con dos guitarras, nada más. Esta vez quise empezar por la lista de defectos a modo de aviso para los navegantes con lo que os ibais a encontrar, no siempre se acierta amigos.

Todos los temas caen en los mismos errores y hablar uno por uno, solo sería hacer leña del árbol caído. Os hablaré simplemente de los clichés que utilizan para las construcción de sus ritmos. En Atlas tiran del power americano a lo Omen mezclado con Attacker, en Crow’s Feast tiran de un clásico como es el Painkiller, pero cometen el craso error de alargar hasta el infinito el estribillo, tratan de sonar comerciales en todo momento pero no consiguen conquistarnos en ningún momento.

El cantante tiene unos buenos agudos y es completamente innecesario que utilicen esos trucos de estudio, que le perjudican más que ayudan, es un cantante que a mí me recuerda a Peck de los Cage o a Ripper en sus años en Judas Priest. Musicalmente por ahí van los tiros, un poco de Groove, mucha atmósfera en todos los medio tiempos y aires de Power Thrash americano de toda la vida.

A lo que iba, y esto es lo verdaderamente importante, pese a que el estilo es clásico y puede atrapar a muchos oyentes, no dan nunca la sensación de banda. Más bien parecen dos guitarras y un cantante que unen sus fuerzas y hacen una labor bastante chapucera en el estudio. Los temas tienen su aquel, ninguno rompe la pana pero son digeribles, al menos los primeros, porque después van a peor y si se los hubieran tomado más en serio, pues seguramente el resultado sería más apetecible.

Escuchas temas como Ardennes o Sniper y te da la impresión de estar escuchando la improvisación de un artista con todos los trucos que se pueden hacer en un estudio de grabación, no suena natural en ningún momento y me recuerda a los años de Waters en solitario, solo que aún peor.

El álbum va cayendo en picado tema a tema, como un castillo de naipes. O se convierten en una banda profesional, con bajo, batería, un cantante con voz natural y temas con más gancho o no les veo futuro ninguno en esto.

Puntuación: 1/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *