Web de Metal CASTLE – Wellcome to the Graveyard (2016) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

CASTLE – Wellcome to the Graveyard (2016)

by Vpower

USA
Doom Metal

castle 101. Black widow
02. Hammer and the cross
03. Welcome to the graveyard
04. Veil of death
05. Flash of the pentagram
06. Traitors rune
07. Down in the cauldron bog
08. Natural parallel

.

.

Al McCartney – Drums
Mat Davis – Guitars
Elizabeth Blackwell – Bass, Vocals

Wellcome to the Graveyard es lo nuevo de Castle una banda ya consagrada dentro del Heavy/Doom. Son dos músicos canadienses y la cantante que es de San Francisco, llevan juntos desde el 2009 y éste es su cuarto larga duración.

castle 2El inicio de Black Widow es un calco de los Black Sabbath con pinceladas de Mercyful Fate, Pentagram y Judas Priest, es la típica banda de mezclas entre Occult metal y Doom/Rock, le echa mucha pasión Elizabeth Blackwell como cantante.

Un inicio mucho más oscuro nos espera en Hammer and the Cross. Van poco a poco creciendo en el tema a base de distorsión y ritmos que rozan el stoner, sin salir nunca de su clasicismo y de la oscuridad que les caracteriza. Recogen una buena atmósfera pero se muestran muy lineales.

Wellcome to the Graveyard es otro de esos temas que buscan los elementos más básicos, sonar como a los primeros ochenta, más metaleros que Doom y con un riff bastante épico, muy clásico y cero riesgo, pero suena bien.

Veil of Death es uno de los mejores cortes. El inicio lento y melancólico con esos riffs alargados suena clavado a Judas Priest. Recuerdan a momentos como Stained Class o Sad Wings of Destiny, la arrancada es realmente poderosa, al galope con muchísima energía por parte de la cantante y con un buen trabajo en riffs y solos.

Flash of the Pentagram tiene más garra y es la primera vez que se apoyan en coros masculinos para potenciar la voz de su cantante. En realidad la música de Castle no puede ser más sencilla, en este tema emulan de forma descarada a los Motörhead y a esta influencia se le une Judas Priest y Black Sabbath, así durante todo el álbum.

Traitors Rune arranca con ligera distorsión y un ritmo al galope lento realmente épico, muy en la línea de bandazas como Manilla Road o los primeros tiempos de los Grand Magus, el problema es que recrean una buena atmósfera pero siempre se muestran bastante lineales.

Down in the Cauldron Bog arranca con unas acústicas que le dan al álbum nuevos bríos y unos aires más esotéricos y de occult rock que venía pidiendo a gritos. Emulando sin más al Mob Rules y Heaven and Hell de los Black Sabbath. Es lo de siempre en este trabajo, buenas sensaciones, elementos clásicos realmente bien mezclados y que atrapan pero al final te acaba sonando a más de lo mismo y tienes además la sensación de que no terminan de cuajar, de soltarse y de sorprendernos en algún momento.

El álbum finaliza con Natural Parallel, un tema que va de menos a más y que tiene quizás uno de los mejores solos de todo el álbum combinado con unos riffs que combinan influencias de Black Sabbath mezcladas con las de los Blue Öyster Cult… en líneas generales una escucha muy agradable, pero si ya llevas mucho tiempo y tienes cierto bagaje musical te sonará a más de lo mismo.

Puntuación: 6,5/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *