Web de Metal FROZEN SWORD – Frozen Sword (2016) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

FROZEN SWORD – Frozen Sword (2016)

by Vpower

Suiza
Epic Metal

frozen sword 11. Blessing Way
2. Frozen Sword
3. Heartless Warrior
4. Lelawala
5. Shepperd Of the Sea
6. Crush the Shadow to Reborn
7. The Alpine Steel

.

Nascimo Crettol – Drums
Reugis Meunier – Bass
Yvan Crettenand – Vocals
Raoul Bochatay – Guitar
Aurelien Roduit – Guitar

Frozen Sword es una banda de Epic metal activa desde el 2005 pero hasta el 2013 no arrancarían su carrera con su primer trabajo «Defenders of metal» ahora le llega el turno a su segunda obra «Frozen Sword» y llega el turno de emocionarse con su idea de True Metal.

frozen sword 2Blessing Way arranca con unos suaves matices en el bajo para luego apostar por el mediotiempo donde tiran de riffs distorsionados y coros en el estribillo que suenan a los ochenta con ese acompañamiento melódico en el riff, el tema acaba desembocando en el típico tema al galope.

Frozen Sword es un corte mucho más dinámico. Se acaba acelerando después de arrancarse con un riff oscuro que recuerda a Judas Priest y Mercyful Fate. Ellos son de la escuela americana del Power metal y lo recuerdan en cada riff clásico que se marcan. Le falta feeling a sus temas, pero el sabor clásico es más que evidente.

Heartless Warrior es un corte que nos regala unas acústicas que recuerdan a los Virgin Steele o a los Warlord. Poco a poco el tema se va ensuciando con una aceleración en la batería y un riff clásico que suena quizás algo repetitivo, un ritmo al galope de lo más clásico, eso sí, suena natural, 100% metalero y ochentero sin ningún truco de estudio.

Lelawala arranca con unos ritmos tribales y de repente se introducen unas acústicas y el cantante en una tonalidad muy forzada, no pega ni con cola y se produce la desconexión del oyente. Tratan de remontar el vuelo con Shepperd Of the Sea y van a tirar de lo de siempre. Emotividad en los riffs doblados y buscar un sonido de guitarra ochentero, con la distorsión justa y siempre apostando por mediotiempos que tienen en este caso la esencia de los Accept. Con este tema sí que consiguen engancharnos por primera vez en el álbum gracias al solo más acertado de todo el trabajo, lento, melódico y con mucha clase.

Crush the Shadow to Reborn sigue esa recuperación en el último tramo del álbum gracias un ritmo trepidante y veloz en la base rítmica. El cantante es de lo más flojo pero aún así son las guitarras las que llevan siempre todo el peso compositivo y además siempre está apoyado por coros, con lo cuál maquillan este inconveniente. Otro punto negativo es la simpleza de las estructuras de los temas, siempre suenan igual y sobre todo la falta de ambición de esta banda suiza. Me encanta el sonido que buscan: el epic true metal siempre te toca el corazón pero ellos no arriesgan ni lo más mínimo. Mucho hay en su música de Saxon y Accept, de Priest y Manowar, del Power americano y la esencia de los ochenta.

The Alpine Steel es el clásico corte para finalizar el álbum, no es un broche de oro precisamente. Es un tema donde hay buenas ideas, pero aparte de demasiado vistas, mal hilvanadas. Primero tiran de acústicas y un solo lento y emotivo durante minutos, cuando el oyente está ya casi dormido se arrancan con el clásico ritmo al galope, algo que hacen en prácticamente todos sus temas.

A los Frozen Sword les falta creatividad, un cantante más potente, más garra en los riffs y sobre todo no sonar tan previsibles, lo mejor de ellos es que apuestan por el metal más puro y clásico que existe, emulando también a la escena sueca de los ochenta como los Overdrive, Mindless Sinner, Leviticus o los Heavy Load…. pero no es suficiente.

Puntuación: 6/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *