Web de Metal HELSTAR – Vampiro (2016) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

HELSTAR – Vampiro (2016)

by Vpower

USA
Speed/Power Metal

helstar 201. Awaken Unto Darkness
02. Blood Lust
03. To Dust You Will Become
04. Off With His Head
05. From The Pulpit To The Pit
06. To Their Death Beds They Fell
07. Malediction
08. Repent In Fire
09. Abolish The Sun
10. Black Cathedral
11. Dreamless Sleep 

James Rivera – Vocals
Larry Barragan – Guitars
Andrew Atwood – Guitars/span>
Garrick Smith – Bass
Michael Lewis – Drums

Desde 1981 dando guerra y siempre en un segundo plano, nunca alcanzaron la fama que de verdad merecen. Los Helstar afrontan su décimo álbum en estudio. Lo grabaron en Houston y para ello contaron con un gurú del metal en la producción como es Bill Metoyer. También este «Vampiro» nos sirve para calibrar a los nuevos fichajes: Andrew Atwood (Guitarra), Garry Smith (Bajo).

helstar 1Es un trabajo bastante diferente al This Wicked Nest, su anterior obra. Metoyer en la producción le dio un toque muy clásico. Solo tenéis que prestar atención al título de la portada, Vampiro… Helstar siempre fue una banda obsesionada con este tipo de temática y recordar que uno de sus mejores álbumes se titula Nosferatu, por lo tanto guiño claro al pasado y un intento de volver a los ochenta.

Helstar es una de esas bandas que no hace prisioneros, nunca cambia de estilo y es ajena por completa a las modas, siguen con su Power/Speed ochentero, guitarrero, oscuro y clásico de toda la vida y sobre todo, tomad nota, siguen con un Rivera en eterno estado de gracia.

Hechas las presentaciones y sin más preámbulos, vamos al lío. El álbum tiene un comienzo de lo más esperanzador con Awaken Unto Darkness. La primera parte del tema arranca con un mediotiempo que tiene un riff malsano y oscuro que recuerda a Black Sabbath, muy bien combinado con acústicas, recrean una atmósfera oscura y Doom, por cierto, muy buena interpretación de Rivera con sus agudos. Quizás la aceleración del tema le resta atmósfera y efectividad, speed metal de toda la vida donde destacan los solos agudos y afilados…. Helstar sonando como en los ochenta, esa es la intención.

Blood Lust introduce el Power americano al plástico. Interesante la producción, suena muy natural y nítido. Potente base rítmica, bajo audible y guitarras limpias. Como es habitual en Helstar buscan un riff que suene oscuro para después forzar la aceleración de toda la vida, el Speed metal puro y duro de esta banda que no deja indiferente a nadie, buen solo y mejor forma de acabarlo con una especie de solo de batería que sirve para cambiar de ritmo y pasarse al mediotiempo.

To Dust You Will Become es un corte donde quiero destacar la figura de Michael Lewis, hace una gran labor a la batería. El nivel de intensidad nunca baja. Es un trabajo que me recuerda muchísimo a los Agent Steel y a los Helstar del Nosferatu, también hay mucho de Judas Priest y su influencia eterna con el Painkiller, es decir, clásico a más no poder la nueva obra de Helstar.

Off With His Head es un corte donde se mezcla el Power con el Speed y hay un acercamiento al Thrash en ciertos momentos del tema. Me gusta el cambio de ritmo y la aceleración del riff principal que lleva el tema en volandas, suena trepidante. Cambios de ritmo de lo más clásico y contundencia siempre.

Uno de los cortes que más me llamó la atención fue From The Pulpit To The Pit. El ritmo como siempre acaba acelerándose, el riff de este tema está extraído del Painkiller y queda muy dinámico y agresivo en el corte. Uno de los solos más originales está en este tema. Nos encontramos por primera vez un solo limpio y melódico doblado, siguiendo la estela de los Judas Priest, como es habitual en Helstar, solo que le dan una capa de barniz, muy americana.

Después del momento emotivo gracias al solo, toca retomar la agresividad y lo hacen de la mano de To Their Death Beds They Fell. Interesante trabajo en los coros y de nuevo con un Rivera que sabe interpretar un tema que no es lo mismo que cantar bien. Riffs veloces y cruzados que llevan el tema en volandas con ligero toque técnico, una gran atmósfera que quizás no saben rematar y nos ofrecen más de lo mismo, pero su clasicismo nunca aburre.

Malediction arranca con unos coros de auténtico aquelarre, parece que estamos ante la banda sonora de una peli de Jess Franco. A esos coros se le une un solo de neoclásico, un tema con clara ambientación vampírica. Es un tema de speed metal donde utilizan esos coros que con la aceleración ya no quedan tan bien y simplemente tiran de doblar los solos, no les queda de diez, pero al menos le da un mínimo de frescura al trabajo y rompe la monotonía.

Ellos quieren vendernos la idea de que estamos de nuevo en los ochenta y para eso componen temas al galope de lo más clásico como Repent In Fire. De nuevo con riffs doblados agudos y melódicos y con muchísima garra e intensidad, el solo minutero me puso el vello de punta y me hizo alzar el puño mientras os escribía esta reseña…. si sois metaleros de toda la vida, lo entenderéis.

Abolish The Sun es un corte donde los Helstar retoman el inicio del álbum con ritmos lentos, pesados y más contundentes. En cuanto a Black Cathedral es un tema ya conocido por todos, pues fue el adelanto de este álbum. Siete minutos que tienen las dos bazas que presenta este álbum, la melodía en los solos y los mediotiempos que se acaban acelerando, quizás falta variedad en este trabajo.

Dreamless Sleep es el sueño del vampiro, el epitafio… su eternidad, su tristeza y su odio a la raza humana, es un buen epitafio. Vamos con las conclusiones, son bien sencillas. No hay un tema que destaque por encima de los demás. Pero es que los Helstar nunca fueron una banda de temas top ni de grandes éxitos en la radio.

Es un álbum sólido, que gana y gana con el paso de las escuchas. El speed/Power de toda la vida, pero esta vez tratando de calcar el legado de la banda en su etapa dorada y haciendo clarísimas referencias a los Judas Priest. Enorme trabajo de guitarras del señor Barragan que encuentra un buen socio en la figura de Atwood… Rivera como siempre, a lo suyo. Como era de esperar, obra regular y es que ellos nunca se salen de su estilo, es un álbum que suena a lo de siempre pero que emocionará a los fans del metal clásico de toda la vida hasta el tuétano.

Puntuación: 8,5/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *