Web de Metal MAGNUM – Sacred Blood «Divine» Lies (2016) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

MAGNUM – Sacred Blood «Divine» Lies (2016)

by Abdiel

Reino Unido
Hard Rock

magnum1/

1. Sacred Blood “Divine” Lies
2. Crazy Old Mothers
3. Gypsy Queen
4. Princess In Rags (The Cult)
5. Your Dreams Won’t Die
6. Afraid Of The Night
7. A Forgotten Conversation
8. Quiet Rhapsody
9. Twelve Men Wise And Just
10. Don’t Cry Baby
11. Phantom Of Paradise Circus (Bonus)
12. Don’t Grow Up (Bonus)
13. No God Or Saviour (Bonus)

Tony Clarkin: guitarra
Bob Catley: voz
Mark Stanway: teclado
Al Barrow: bajo
Gary James: batería

magnum2Decimonoveno, ahí es nada, disco del combo británico. Otro trabajo en el que los de Birmingham no descubren la piedra de Rosetta, pero de un nivel al que pocos grupos pueden hacer la más mínima sombra. Temas magistralmente compuestos, con todas las señas del sonido Magnum al que tan bien nos tienen acostumbrados en los últimos años.

Al igual que el arte de portada, en la que de nuevo nos vemos sumergidos, gracias a Rodney Matthews, autor de un gran número de ilustraciones de la banda.

Abren con el tema título, Sacred Blood «Divine» Lies. Riff sencillo marca de la casa para comenzar y la preciosa voz de Bob Catley que entra con todo su esplendor. Todo esto desemboca en un estribillo poderoso, pegadizo. Imposible no moverse a su ritmo. El solo central de Tony Clarkin, como de costumbre, una maravilla. Una canción ideal como inicio.

Crazy Old Mothers, segundo tema, comienza con una intro de piano a manos de Mark Stanway, que da paso a una orquestación y a la entrada de Catley. Tema muy metálico, aunque siempre con esos componentes melódicos que han hecho de Magnum lo que son hoy en día, con mucha presencia de los teclados tanto en su inicio como en su fin.

En tercera posición nos encontramos con Gypsy Queen, uno de los cortes más comerciales del disco, pero también de los menos frescos e inspirados. Exceptuando los coros, poco más podríamos destacar.

Como contraposición, Princess In The Rag (The Cult), nos trae de vuelta a los Magnum más ochenteros, más hard, más clásicos y más melódicos. Vuelve a destacar el trabajo en el estribillo, con un Catley casi sobresaliente y unos riffs de Clarkin que nos hacen rememorar que tiempos pasados siempre fueron mejores.

A esta visita al pasado le sigue Your Dreams Won’t Die. Tema más calmado que los anteriores. Un medio tiempo melódico marca de la casa, con ese aura de tristeza que lo inunda todo gracias a la poderosa voz de Bob Catley. Uno de los momentos álgidos de todo el disco.

Continuamos con un tema algo más movido, con ciertos arreglos orquestales tanto en su inicio como en el desarrollo. Afraid Of The Night, tema repetido en el estribillo, es un tema con bastante cambios de ritmo, pesado, que nos muestra que las composiciones de Clarkin consiguen llevar a la banda por diversos parajes musicales.

A Forgotten Conversation es el título del séptimo tema, que comienza de forma muy pausada, con la voz sobre instrumentos de cuerda, pero que va in crescendo según avanza. El sonido se va endureciendo poco a poco, con un ritmo machacante, convirtiéndose en el tema más cañero (a la manera de Magnum) de todo el disco. De nuevo conviene mencionar el buen hacer de Tony a las guitarras, con ese sonido personal tan reconocible. Si a ello le sumamos el buen hacer en la tarea vocal, nos encontramos con otro de los mejores cortes de este trabajo.

Después de la tempestad siempre llega la calma, y así lo demuestran con Quiet Rhapsody. Un tema pegadizo, que quiere ser otra vuelta a los orígenes pero con un sonido más endurecido. Un sonido que por desgracia se vuelve demasiado monótono y le hacen perder bastante enteros. Aunque estoy convencido que es de los que gana con las escuchas.

Se acerca el final, y con Twelve Men Wise And Just volvemos a disfrutar de esos Magnum que tanto gancho tienen de una de las formas que más les gusta. Comienzo lento de la mano de Mark Stanway con sus teclados, de forma pausada y relajada, que da paso de nuevo a esa embriagadora voz que posee Catley y posteriormente a la canción a un tempo más rápido, de nuevo con presencia de arreglos orquestales y el teclado. Tema realmente pegadizo, con un parte central que me recuerda a los Queen más sinfónicos.

Como corte final, nos ofrecen Don’t Cry Baby. Es otra repetición de esquemas. Si algo funciona bien, no hay motivos para cambiarlo ¿no?. Comienzo suave, con la machacante batería de Gary James, entrada triunfal de Catley, coros y melodías que permanecen en la memoria, excelente trabajo de Stanwat con las teclas. Y como siempre la elegancia del sonido que nos otorga Tony Clarkin. Otro tema ganador, que hacen de este Sacred Blood «Divine» Lies un disco muy disfrutable.

Puntuación: 7,8/10

 

2 Comentarios

  1. Hugo

    buena reseña Abdiel, la verdad es que Magnum tienen mucha clase

    Responder
  2. Abdiel

    Los que son buenos, lo son a pesar de los años.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *