Web de Metal OLÓRIN – Through Shadow and Flame (2021) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

OLÓRIN – Through Shadow and Flame (2021)

by Andoni Bro

Usa
Doom

1. Black Chasm 
2. Descension 
3. Ringwe 
4. The Endless Stair
5. Durin’s Tower 
6. Mornië 
7. The White Rider

.

.

Kevin Hester: Batería, Teclado
Michael Schmidt : Guitarra
Collin Wolf : Guitarra
Clay Sibley: Cantante
Ryan Donoho: Bajo

El nombre de Olórin está cogido del señor de los anillos de Tolkien, muchas bandas de metal son fans de este escritor y del mundo de ficción que creó. En noviembre del 2009 se fundaba esta banda de Doom en Washington, la capital de Estados Unidos. Banda que debutó con una demo en el 2011 a la que le seguiría un trabajo en directo en el 2013. Después dos eps en el 2014 y 2019. Ahora se estrenan en el formato largo y sacan su primer larga duración con “Through Shadow and Flame” a través de Rafchild Records, el álbum saldrá publicado el 29 de junio en formato digital.

El mundo del señor de los anillos pero el Doom de toda la vida con Black Chasm que te recordará a bandas como los Pentagram en sus buenos tiempos, es decir, en sus inicios. Lo que tiene esta banda es un buen entendimiento de las reglas del juego. Con esto quiero decir que te vas a encontrar temas como Descension donde te encuentras una maquinaria perfectamente engrasada. El bajo amplificado siempre presente, la distorsión en la guitarra y un sonido muy nítido en la batería y persistente que lleva a los temas en volandas.

No revolucionan nada pero temas como Ringwe cumplen perfectamente su papel, el teclado está para dar cierta atmósfera pero no es un elemento fundamental en la composición de los temas sino meramente secundario y lo que sí me gusta es que la batería tiene mucho peso en las estructuras, incluso le resta protagonismo a la guitarra en temas como The Endless Stair.

Durins Tower es un corte que nos vuelve a recordar una vez más a Pentagram pero esta banda de Washington tiene un toque de Heavy/Doom más acentuado que los Pentagram. Mornië recupera el protagonismo para el teclado que genera una buena atmósfera, nada deslumbrante pero ese enfoque medieval, pagano y elegante ensalza una parte de las guitarras que sigue con la misma tónica. The White Rider pone el punto y final a este trabajo con riffs con ligera distorsión y de nuevo con ritmo tribal a la batería antes de alcanzar el medio tiempo, todo un acierto y un trabajo notable.

Feeling: 3/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 7/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *