Web de Metal THE EMBODIED – Ravengod (2016) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

THE EMBODIED – Ravengod (2016)

by Vpower

Suecia
Power Metal

the embodied 101. Bleed
02. Vengeance
03. Praetor Sorrow
04. Ravengod
05. The Exorcist
06. Land Of The Midnight Sun
07. Awaiting The End
08. I Sufficate Of Anger
09. Art Of Hunting
10. Battle Of The Mind
11. Death By Fire
12. Vallfaerd Till Asgaard

.

.

Agust Ahlberg – Bass
Axel Janossy – Drums
Jon Mortenssen – Guitar
Chris Mehlin – Guitar
Marcus Thorell – Vocals

The Embodied es una banda de Power metal sueca joven y con hambre que fichó recientemente por Pure Steel Records, lo cuál es un salto de calidad bastante grande, para una banda de corta trayectoria, este Ravengod es su segundo trabajo.

the embodied 2La producción es excelente y cada instrumento se escucha nítidamente. Pure Steel Records puso sus ojos en ellos porque componen estribillos con gancho que no garra y porque tienen un «Stuff» de lo más clásico. Bleed tiene todos los clichés comerciales que se llevan ahora, el clásico ritmo al galope, el groove en los riffs, los típicos riffs atmosféricos doblados a lo Maiden y el estribillo a lo Fozzy.

No me convence el sonido de la batería, se escucha siempre lejano y no tiene ningún protagonismo en el desarrollo de los temas, producciones modernas de hoy en día. Vengeance trata de hacer un cruce entre el Power de los Symphony X con pinceladas del Death melódico sueco. Praetor Sorrow vuelve a tirar de power progresivo melódico en los riffs pero vuelven a aburrirnos de muerte con esos ritmos de la batería, en cuanto al desarrollo del tema, un simple corte que emula a Megadeth y Annihilator sin más historia.

Ravengod es la balada del álbum. Acústicas y trabajo suave y melódico a lo Maiden antes de una arrancada a medio tiempo que conserva la épica del inicio y su melodía, buena construcción pero demasiado comercial y como todos los temas de este álbum, construidos a golpe de cliché.

Con el tema The Exorcist, vuelven a repetir esquema. De nuevo acústicas y arrancada a medio tiempo, pero esta vez el patrón a seguir no es Maiden sino los Metallica. Pese a su simpleza, tengo que señalar que al menos le echan algo de leña al fuego y que pasan de Metallica a Megadeth con gran sencillez.

El problema de estos músicos suecos es que su música no tiene personalidad ninguna y está construida a base de clichés de lo más trillados y ramplones como Land Of The Midnight Sun, que es marcarse un The Unforgiven.

La segunda parte del álbum no nos depara demasiadas sorpresas. Awaiting The End al menos tiene unos riffs más dinámicos que no frescos y en cuanto a I Sufficate Of Anger suenan a Annihilator de una forma tan evidente, que sonrojan.

Abusan demasiado de esos medio tiempos acústicos emulando a Metallica, por tercera vez lo vuelven a intentar con Art Of Hunting y ya acabas saturado. Battle Of The Mind es al menos un intento de mirar a Europa y de centrarse en el power metal europeo de toda la vida, pero el trabajo vocal… todo está demasiado retocado en estudio.

Sin frescura ninguna. Este es el típico álbum que depende en que momento de tu vida te pille. Estamos siempre hablando de ocio, obviamente, nada transcendental, se trata de pasar el tiempo de forma agradable. Si tienes ya muchos años de escuchas, descubres de donde sacan estos suecos cada riff y descubres que solo tratan de emular a los más grandes (a nivel comercial, que no musical) para subir a la cima en tiempo récord. Si tienes poca experiencia en el metal, pues se disfruta al máximo

Puntuación: 3/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *