Web de Metal LIZZIES – Good Luck (2016) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

LIZZIES – Good Luck (2016)

by Alba

Hard Heavy

lizzies 11. Phoenix
2. 666 Miles
3. Viper
4. Mirror Maze
5. Night in Tokyo
6. Speed On The Road
7. One Night Woman
8. Russian Roulette
9. 8 Ball

Marina – Bajo
Patricia – Guitarra
Elena – Cantante
Saray Sáez – Batería

lizzies 2La banda íntegramente femenina procedente de Madrid, edita su primer larga duración, después de una demo, un EP y un Single. Es una banda que tiene un importante apoyo mediático y que dejó buen sabor de boca sobre todo con su EP «End of Time», pero llegó la hora de la verdad con este Good Luck y de confirmar si es una banda que tiene algo que decir o una banda alzada por la prensa que olió el negocio en una banda de chicas.

Arrancamos con Phoenix un corte con unos riffs con garra pero que suenan a lo de siempre, una mezcla simple entre Dio y Iron Maiden, las Lizzies se apuntan al sonido de todas esas bandas que tratan de resucitar el sonido de la Nwobhm, como los Heathen murcianos, solo que ellas son más melódicas y sobre todo están muy influenciadas por los Iron Maiden. Un solo atmosférico y lento pero sin continuidad, combinado con un buen trabajo en las líneas vocales, es un buen tema para arrancar, aunque demasiado comercial.

Me gusta mucho el trabajo de Saray Sáez en la batería, como mujer quiero romper ya con el cliché de que las mujeres no pueden tocar la batería igual que un hombre, Saray demuestra tener pegada y sobre todo técnica, para mí es la gran protagonista del álbum.

Echo de menos a las antiguas canciones de las Lizzies, lo que os decía antes, están aupadas por la prensa, editan este álbum a través de Sign Records, un sello sueco que las orienta musicalmente hacia una mezcla entre Nwobhm y aquellas bandas suecas de los ochenta que emulaban el metal inglés, pensad en Neptune (gran parecido con el sonido Lizzies), Gotham City…. poco que ver con sus inicios, donde sonaban más frescas y con garra a Speed metal.

666 miles mezcla simplemente el universo Maiden, la melodía sueca de los ochenta, arreglos en la guitarra de Hard Heavy con toque atmosférico, un estribillo a lo Diamond Head, y a repetir el estribillo hasta la saciedad, muy estudiado el tema, de ahí que falte frescura.

El tema Viper es un adelanto de este trabajo y todos ya lo conocéis. Es al igual que los otros cortes, un tema que presenta características de: Nwobhm, de bandas como Neptune, Rock Goddess y Diamond Head, donde destaco únicamente el buen solo, porque se centran demasiado en vendernos el estribillo adictivo.

Mirror Maze se decanta por el Hard Heavy más melódico. De nuevo el juego de guitarras vuelve a ser mezcla de ambos estilos y atmosférico, la pena es que las guitarras nunca están desatadas, es un producto 100 % de laboratorio sin ninguna frescura. Tema comercial en la que la forma de construir los estribillos me recuerda a la era Rhoads con Ozzy.

Night in Tokyo más melodía para un álbum que pide a gritos un tema cañero, como los que componían antes. Acústicas y Elena creciendo poco a poco en el tema, buena cantante por cierto, pero se vuelven a recrear en el estribillo y matan una buena idea. Speed on the Road es un intento de recuperar frescura y en el que tratan de resucitar su viejo sonido. Nos enteramos que hay bajista por primera vez en todo el trabajo, pero más que Speed metal como el que hacían antes, orientan el sonido hacia un Hard Rock acelerado, el tema es salvado por un buen solo aunque como todos los de este álbum, cortados por el mismo patrón, poca duración y de nuevo a venderte un estribillo, esta vez con unos típicos coros maidenescos, hay tanto comercialismo en este álbum que acaba aburriendo y de sobremanera.

One Night Woman es un tema donde tiran de un clásico, los riffs del primer álbum de Maiden, ritmo veloz en el tema y con sonido nwobhm melódico en el solo, lo de siempre. Russian Roulette prosigue con esa atmósfera de los Maiden, el tema va poco a poco progresando, el riff de Randy Rhoads de toda la vida y los coros de siempre, el álbum va poco a poco cayendo en picado. El tema 8 Ball es más de lo mismo, el clásico medio tiempo melódico.

Decepción mayúscula el primer álbum de las Lizzies, pero era de esperar. Cuando te aúpa la prensa sin haber hecho absolutamente nada (porque las Lizzies habían editado un EP, un Single y una Demo previamente) y sonaban con mucha más garra. La prensa las aúpa porque ve filón en el negocio, y ya sabemos cómo es la prensa, solo te apoyan cuando estás de moda. Sello Sueco para producir este álbum que cambia radicalmente el sonido de la banda. Hard Heavy melódico con las referencias básicas y la cuña comercial en todos los temas, sin frescura ninguna y producto de laboratorio, pondrán este álbum por las nubes porque en este país las cosas funcionan así, solo por puro interés, pero sería faltarle a la verdad. Las Lizzies tienen calidad para hacer algo muchísimo mejor, pero este álbum no tiene personalidad ninguna y es un producto de laboratorio, sin más.

Puntuación: 4/10

 

3 Comentarios

  1. AndrésMetal

    Esperaba mucho más de este disco, una pena

    Responder
  2. Hugo (Publicaciones Autor)

    a mi me decepcionó mucho porque para empezar han cambiado de estilo y suenan muy comerciales, tiene que ver mucho el sello por el que firmaron que les orienta hacia el melódico, una lástima.

    Responder
  3. Juma Beermuda

    Una pena, tenían buena trayectoria y se torció…

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *