HANDFUL OF HATE – Adversus (2019)

Rate this post

1. An Eagle Upon My Shield (Veteris Vestigia Flammae)
2. Before Me (The Womb of Spite)
3. Carved in Disharmony (Void and Essence)
4. Severed and Reversed (Feudal Attitude)
5. Down Lower (Men and Ruins)
6. Celebrate, Consume… Ruins!
7. Toward the Fallen Ones (Psalms to Discontinuity)
8. Thorms to Redemption (Gemendo Germinat)
9. Idols to Hung
10. Icons with Devoured Faces
.

Nicola Bianchi – Guitarra, Cantante
Aeternus – Batería
Andrea Toto – Guitarra, Bajo
Desde la ciudad italiana de Livorno nos llega lo último de Handful of Hate una banda muy veterana, uno de los pioneros del Black Metal en el país transalpino, desde 1993 dando guerra y con siete larga duraciones bajo el brazo, el último de ellos este “Adversus” que saldrá a la venta el 10 de mayo a través de Code666 Records.
Se trata de un álbum donde siguen una línea continuista con el anterior. An Eagle Upon My Shield (Veteris Vestigia Flammae) tiene un ritmo atmosférico que recuerda en todo a los Dark Funeral, una banda que siempre fue referencia para esta banda italiana, con garra en los cambios de ritmo acelerando sus prestaciones y riffs muy claros.
Before Me (The Womb of Spite) es uno de los temas más atronadores del álbum, primer ejercicio de Blast Beats para luego tirar de un trémolo de guitarra acelerado al máximo que mezcla Black y Death de la vieja escuela, saliéndose por momentos del típico sonido nórdico que tira de producción sucia. Pero también combinado con temas de la vieja escuela como es el caso de Carved in Disharmony (Void and Essence), quizás no tenga el gancho de los anteriores temas pero en cambio presenta unos ritmos acelerados que te recuerdan a los Marduk.
Severed and Reversed (Feudal Attitude) retoma la buena senda y vuelven a cotizar al alza, la mezcla que hacen por momentos de Blackened Death siempre resulta efectiva y las aceleraciones con una base rítmica de Black/Thrash y unos riffs potenciados al máximo en cuanto a sonido resulta dinamita en estado puro. Down Lower (Men and Ruins) recupera esa atmósfera oscura, densa, misantrópica que llevan ejecutando durante toda su carrera y que realizan siempre de forma solvente.
Celebrate, Consume… Ruins! es otro tema a lo Marduk, con la única diferencia que en esta ocasión los Blast Beats son más brutales si cabe, siempre juegan a esas dos bazas, la atmósfera y el Black Raw acelerado y estridente. Toward the Fallen Ones (Psalms to Discontinuity) presenta un trabajo de base rítmica con muchos más matices y también más dinámico que enriquecen de forma clara los ritmos que sacan a la luz o mejor dicho a la sombra pues en esta banda todo es oscuridad.
Dentro de los temas atmosféricos tengo que señalar a Thorms to Redemption (Gemendo Germinat) como el más logrado, además al pasarse al medio tiempo y tirar de unos ritmos tribales en la batería logran generar algo de versatilidad al álbum que le sienta muy bien. Idols to Hung es un tema más corto y directo al grano, donde de nuevo en la guitarra rítmica vuelven a recrear esa atmósfera y esa muestra de habilidad compositiva que siempre tuvieron. El álbum finaliza con Icons with Devoured Faces, dejando la mejor cara de la banda. Retoman su lado más oscuro, rebuscan en sus raíces musicales para ofrecernos lo mejor, dije que seguían una línea continuista, es una banda que nunca engaña a nadie, son leyenda del Underground italiano y este álbum supera a su anterior, en la buena línea.

Deja un comentario