MALAMORTE – Hell for All (2019)

Rate this post

1. Advent
2. Antichrist
3. Warriors of Hell
4. Holy or Unholy
5. Mother
6. Hell for All
7. Son
8. The Worshipers of Evil
9. Satan’s Slave
10. God is Nothing
.
SK – Guitars, Bass, Programming
L.V. – Vocals, Guitars, Keyboards
Malamorte es un proyecto paralelo de Lord Vampyr que se dedicó en un primer momento al Black Sinfónico y que después se pasó a la música industrial. Como Malamorte también tuvo una evolución musical más que evidente, pasó del Black Metal a un Heavy/ Thrash.
Advent es una intro muy romana que es el lugar de procedencia de estos dos artistas que sirve de introducción a Antichrist que es un tema con garra, muy sencillo eso sí pero te recuerda a los inicios de la década de los noventa y al Us Power Metal el caso es que tiene energía y es un buen arranque para este álbum.
Warriors of Hell arranca con un riff que recuerda en todo a Vivian Campbell (Dio) y Randy Rhoads (Ozzy) con un ritmo trepidante en la base rítmica que incrementa el ritmo del tema. El desarrollo de este tema está a caballo entre los Judas Priest y los Running Wild, buscando una melodía acelerada que se queda a medio camino.
Holy or Unholy sigue por las mismas tesituras, un medio tiempo en esta ocasión pero con el riff melódico desde el inicio y el clásico riff del Holy Diver de Dio, metal clásico en vena sin más historia para los amantes de los clásicos más obvios, sin profundizar en ningún momento.
Con el tema Mother intentan una melodía acústica que pretende ser atmosférica pero sin lograrlo en ningún momento y tampoco es una melodía envolvente que regresa una y otra vez al tema con voz aguda emulando a King Diamond. Hell for All es un tema donde vuelven a su medio tiempo al riff atmosférico y melódico de la escuela italiana que siempre logra sonar tanto épico como melódico a la vez, siempre previsible el esquema de la canción pero con especial encanto y rasgos de la Nwobhm.
De una banda que empezó sus tiempos dentro del Black nos podíamos esperar un metal más oscuro y ese tema llega con Son que es una mezcla entre King Diamond y Venom a mediados de los ochenta, cuando ablandaron su sonido y se pasaron a un metal más moderado y comercial, el tema funciona y es adictivo.
The Worshipers of Evil es un corte con algo más de energía en la batería, recuperando de nuevo esa influencia del Us Power Metal y buscando riffs con ligera distorsión y aire Groove/Power/Thrash que recuerdan al Painkiller y a Fight pero con la velocidad y los cambios de ritmo de los Annihilator, otro buen tema.
Entramos en la recta final con Satan’s Slave y God is Nothing de nuevo buscando ese Heavy/Black más en atmósfera que en forma pues les falta garra para sonar a Heavy/Black, me gusta la utilización del órgano Hammond en los últimos cortes, dándole al álbum un aire de Occult Metal mucho más oscuro que tanto se lleva hoy en día el caso es que pese a que suena blando, previsible no deja de ser un álbum bastante divertido.

Deja un comentario