Web de Metal Entrevista con LIVING PAIN (Parte 3) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

Entrevista con LIVING PAIN (Parte 3)

by Hombre Rancio

Banda: Living Pain

País: España (Málaga)

Respuestas: David “Dandy” (guitarra)

Fotos: cortesía de David “Dandy”


Tus compañeros de banda tocaron en Thyrant(que sacaron disco en el 2020) N.P.I, Naetherna, Torak… ¿Siguen en activo? ¿Mantienes el contacto con ellos?

El “Katabasis” de Thyrant… puf… un discazo… me encanta. Lo compré nada más salir publicado. Con “What we left behind” hicieron un buen trabajo y me gustó mucho, pero en este segundo trabajo llamado “Katabasis”… buah… han dado un salto muy grande… Me encanta “Face the Thyrant”… El tipo de voz del nuevo cantante y los tiempos en los que interviene en este nuevo L.P., hacen que la música respire mucho más. También, el hecho de que las guitarras, Jesús (ex N.P.I., ex Living Pain, ex Punishment) y Miguel (ex Zona Púrpura) se muevan con acordes más abiertos en este disco, también coadyuva a dicha oxigenación. Por supuesto, me gusta mucho la batería de Miguel (ex Punishment), ya que es muy visceral y toca de “esa forma natural”, que tanto me gusta; y el cómo compacta con el bajista Rubén (ex Soul Trade). Desde luego, la música está muy trabajada y todo encaja en ese puzzle llamado “Katabasis”; el cual, recomiendo a todo aquel que quiera escuchar un grupo de la “Old School” andaluza porque… además de ser un grupo de música, son un grupo de amigos de décadas y esos recuerdos y vivencias a esas edades, unen mucho a las personas, reflejándose en su música. Por ejemplo, Miguel ensayaba con Punishment, en el local de al lado de Living Pain, allá por el 93, si no recuerdo mal y nos conocimos en el 91/92… un punto a destacar de este nuevo trabajo de Thyrant, es el que están con el sello discográfico de los noruegos Indie Recordings, lo que evidentemente le da un valor añadido. Aprovecho para mandarles un saludo y dejo el enlace de su página web: https://www.thyrant.com/ . Acerca de los grupos que me preguntas, N.P.I. y Torak, fueron anteriores a Living Pain y por tanto, sonaban en los 80. En N.P.I., de corte Hardcore, tocaban Fali y Chechu y hay otro N.P.I. posterior llamado igual en nuestra provincia, que aparece como fundado en 1993 y disuelto en 1996, que he visto, ha dado confusión con el anterior, del que formaban parte Fali y Chechu y el cual, no tiene nada que ver; en Torak, estilo Thrash Metal, tocaban Juanlu y Carlos. Y Naetherna, un gran grupo posterior de estilo Black Metal y en él tocó Fali… sonaban muy bien. Ninguna de estas bandas siguen están activas; reitero, que por lo que sé.

Ahora está de moda eso de sonar a la viejaescuela. ¿Qué opinas de las bandas actuales nacionales? ¿Hay alguna que te llame la atención?

De lo último que he escuchado de corte Death Metal (melódico, técnico y muuuy progresivo)… y aunque no es de este estilo de la Old School que comentas, pero me gustaría nombrarlo, ya que me llamó mucho la atención y me hizo sentir que este estilo sigue vivito y coleando… es más, creciendo y aportando nuevas luces al mundo, fue el L.P. “Aathma”, de nuestros vecinos andorranos, Persefone. Llegué a dicha obra de arte, siguiendo la pista musical a uno de los grandes, Paul Masvidal, (aunque no creo que lea esta entrevista, le envío mi pésame por las grandes pérdidas que ha sufrido en su vida en el 2020: Sean Reinert y Sean Malone; desde luego, ha sido un golpe muy duro para la música perder la música que hubieran seguido sacando); y volviendo a Persefone, me quedé impresionado… muy evolucionado todo; animo a oírlo, a quien no lo haya hecho aún. Y de los grupos nacionales, además de por su calidad musical, por cercanía personal a varios de los miembros, citar nuevamente a Thyrant, que están en un momento muy bueno… me consta, que están entrando en una fase experimental muy rica y confío en que van a aportar bonitos paisajes sonoros a la escena del Metal.

Pasemos a un terreno más personal, David. Eres guitarrista. ¿Qué guitarristas te han influenciado en tu carrera y como han ido evolucionando tus gustos?

Esta es una respuesta muy difícil de responder y te pido disculpas, pero para poder responderte, sin extenderme, me centraré más en mi relación con mi principal instrumento, la guitarra, y entendiendo que, soy un afortunado, ya que siempre o casi siempre, mis gustos han sido los que me han ido guiando por los diferentes senderos. Destacar el hecho de que, el haber realizado estudios guitarra en el conservatorio, claramente marcó un antes y un después, en mí como persona y como músico. El haber tocado estos 33 años que llevo como guitarrista, tanto la guitarra eléctrica como la guitarra española… me hace estar dividido entre ambas, en perfecta armonía. Por mi casa conviven guitarras españolas y guitarras eléctricas, y según me siento o me surge alguna idea, me acerco a la correspondiente y me expreso con ella, buscando oír de un modo real, aquello que se sonoriza en mi cabeza; ya sean ideas que se van creando, componiendo o que ya lo están, y tan sólo deseo vivirlas. Si bien es cierto que le guardo mucho afecto a la guitarra eléctrica (y la sigo tocando como digo…), ya que es la que toqué más en mi primera década y eso tiene su punto, es la guitarra española, en la que he desarrollado más mi creatividad. Por tanto, me considero un guitarrista, que fusiona en la guitarra española: las técnicas del metal y de otros estilos que he ido tocando con la guitarra eléctrica, con las técnicas de la guitarra española que he ido desarrollando, a través de la música compuesta para este instrumento (medieval, barroca, clásica, romática, contemporánea, “etcétera”) y por su puesto, de mis propias composiciones (las cuales me van moldeando y viceversa). Para dar respuesta a tu pregunta de una forma muy muy concisa y con todo el dolor de mi corazón de dejar a tantos y tantos guitarristas sin nombrar… específicamente de mi etapa Death Metal, más concretamente y más centrada en este estilo, citar a Chuck Schuldiner, Paul Masvidal y James Murphy.

¿Sigues escuchando Death Metal? ¿Cuál es tu vinculación actual con la música en general?

Mi vinculación con la música es total. Soy músico, ya que ha sido y es la base en mi vida; como he dicho, me dedico a la docencia de la Música y lo compagino con el placer, tanto de crear, componer e interpretar lo mío como de interpretar la de otros, que me llaman la atención por su lenguaje, alguna sonoridad, alguna pieza u obra, etcétera.
Claro que escucho y toco Death Metal… es una música muy contemporánea y de los estilos de metal, es el estilo que me hizo conectar con el placer de oír y tocar música, en mis primeros pasos. Reiterar mi predilección por oír y tocar el “Spiritual Healing” y el “Human” de Death. A parte, sigo escuchando los grupos que cité antes como influencias de Living Pain. Como anecdótico y para que se me ubique, con el Death Metal tengo una relación especial y distinta, ya que me ha pasado algo, que con todo el resto de la música en general no me ha sucedido para nada. Me siento como si yo fuera un consumidor de comida en conservas… jajaja… pero como digo, me lo he permitido en este caso. Con la expresión de estar en conservas, me refiero a que los grupos que principalmente oigo, son los de aquellos años. Cuando hablo con amigos de este estilo, sigo hablando de los grupos y sus discos como si estuviera en el 90 y… me gusta esa sensación. Valoro mucho y he respetado ese lazo que se crea en la niñez y la adolescencia con la música, el cual es muy fuerte y supongo que el que me lea y tenga una edad, me entenderá perfectamente. Por ejemplo, aunque sea algo más Thrash Metal y me hayas preguntado por el Death Metal… lo expreso porque me acuerdo cuando pienso en ello…o sea, en esa unión de los primeros años con el afecto estético: me recuerdo con 14 años de camino en el autobúas, desde Málaga para el “Clash of the Titans”, que se celebró en San Sebastián (y del que guardo una púá de Tom Araya de Slayer… jeje), el 27 de septiembre de 1990 y alguien puso el “Rust in Peace” de los Megadeth, que se había publicado, el 24 de septiembre… tres días antes… pufff… las sensaciones que se relacionaron con ese disco, hicieron que necesariamente haya sido uno de los discos que más me ha gustado en mi vida…

Sigues componiendo. ¿Qué planes de futuro tienes?

SÍ, POR SUPUESTO… lo hago con mucha energía actualmente y no he dejado de hacerlo nunca, aunque en estos 25 años he tenido mis paradas como compositor y/o intérprete de lo mío, ya que musicalmente me he dedicado a otros menesteres, tales como los que comenté de estudiar y formarme en los conservatorios de música de Antequera, Granada y Málaga, así como en la universidad y muchas otras cosas. Los destaco, ya que lo interesante de estos estudios, especialmente los de los Grados Medio y Superior de Guitarra, ha sido el hecho de que fueron apareciendo un montón de asignaturas que no esperaba, que me mostraron nuevas categorías musicales y por tanto, con las que no contaba. Ello ha supuesto una ampliación de mi visión de la música, tanto a la hora de componer como a la hora de interpretar a otros compositores… o la hora de escuchar música; atributo o capacidad a desarrollar siempre. Acerca de mis planes de futuro, desde que salí de Living Pain, hasta hoy… mi hilo conductor ha sido y es, mi camino como cantautor, en el que al ser “creador, compositor e intérprete” (guitarra y voz), se combinan dos categorías muy distintas, que se aunan la una con la otra como una frase que me encanta y que dije antes: “una mano lava a la otra”… Hubieron algunos años, en los que este camino de cantautor, se tornó en una formación musical o grupo…, por la cual si bien pasaron muchos músicos, me gustaría destacar la presencia de Fali en el mismo, ya que es el único músico con el que sigo compartiendo energías a este respecto sonoro, a parte de dedicarle muchos años, lo ha hecho crecer mucho siempre y a muchos niveles… tengo tan intrínsecas sus aportaciones, que se sonorizan en mi mente, cuando interpreto mis canciones en esa elegida y elogiada soledad de mi compañía envuelta en sonidos. Incluso llegamos a publicar… pero nunca quedamos contentos con los resultados de dichas grabaciones, algo que hoy en día con los medios que hay, es menos probable o tiene muchas más soluciones. Como he comentado varias veces, actualmente, es mucho más fácil sonar bien en una grabación… todos lo sabemos, pero los músicos de nuestra generación, siempre destacamos este hecho, ya que en aquella época, se sacrificaba uno mucho en el estudio, además de invertir bastante dinero (yo ponía todo siempre…) para al final, no quedar bien el resultado… fue muy frustrante. Me gustaría enviar mi agradecimiento y un fuerte abrazo a aquellos músicos con los que compartí tantos buenos momentos de aquella época (Abel, Santi, Ricardo, Carlos, etc…) así como todas aquellas personas que tuvieron mucho que ver en dicha agrupación (o “lo que sea que es, pero ES… o que haya sido o sea en el futuro…); en especial, mi propia madre, que fue quien “me apoyó desde el principio, hasta hoy en día” de ese modo tan único como lo hace una madre; y en la música a “todos y cada uno de los niveles”, dándome la luz y confianza siempre… y cómo no a Silvia, quién ha tenido tantas décadas esta música de ese modo “tan presente”… por último, a modo de público y/o transmisores de mi música, a toda la gente que apoyó todo esto, en especial a la de Antequera (qué recuerdos en los jardines del mapa en los 90… jajaja), que compró mis cintas y acudió a los conciertos que se fueron dando, por ello… y más, por su amistad. El principal plan de futuro es el de seguir disfrutando del hecho de “crear, componer e interpretar…”. A modo de publicar o similar… sí es verdad, que llevo unos meses, que me ha surgido la inquietud de compartir mi música, ya que por fin, está “encajando el puzzle”, que tantos lustros llevo desencajado en mi alma. Y con esa idea estoy… pero como ves, no tengo ninguna prisa… jajaja. A parte, la razón principal de no haber publicado en estos últimos 25 ya, que llevo con ello liado, es la de que sigo moldeando y replanteando todo… desde mi forma de interpretar, hasta el lenguaje musical en el que baso las composiciones, los distintos formatos en los que desarrollarla, “etcétera”. Destacar algo, que tiene que ver con la esencia de este proyecto y que está muy relacionada con mi vinculación al Death Metal: si bien, el estilo busco que sea muy personal y el formato es distinto, las sensaciones, el ambiente, la temática de las letras, los riffs de guitarra en determinados momentos, la forma musical de muchas de las composiciones, la manera en la que voy ubicando las letras, la forma de frasear e incluso, el modo en el que pienso las distintas intervenciones de la voz y otras muchas energías que componen mi música, tienen su arraigo en este estilo. He tocado muchos estilos muy dispares, pero el Death Metal para mí es la base de mi música, el ambiente que yo siento… es como si durante mucho tiempo, inconscientemente buscase aquellas sensaciones de plenitud musical en aquellos momentos tocando Death Metal. Y con todo esto que digo, en caso de publicar esta música, no quiero crear falsas expectativas a personas de este mundillo, ya que evidentemente, no es Death Metal, reitero que lo que persigo es que sea “esa música” y no la de otros o que esté encajada en uno u otro estilo… Por si alguien lee en el futuro esta entrevista, (a la cual yo doy mucho valor y entendiendo que realmente no lo tenga para otros, pero no puedo evitar el darle dicha sensación subjetiva de importancia), coloco las siguientes palabras gancho, que además pueden dar una pista o pincelada del aire o ambiente temático de las letras y la música en sí: las doradas trenzas de los muertos, antes que tú me moriré, el filo de su guadaña, el descanso de la muerte, el principio del fin malvado, un escarabajo sin hormigas, la horca, muerte por un beso, con bichos en el cuerpo, como las olas, el florido conjunto de la juventud, sangre y cieno, la princesa de la luna, mapamundi, soledad…

Vamos terminando. Echando la vista atrás en el plano musical, ¿qué cosas no volverías a hacer y por el contrario qué es aquello en lo que crees que acertaste de pleno?

De lo que no volvería a hacer, es el no dar la importancia que tenían los estudios en mi vida, ya que me centré en la música y en esos primeros años, los abandoné. Fue un error, ya que podría haber compaginado perfectamente el hecho de estudiar, con la música, desde el principio y eso hubiera sido muy grande. Pero no… tardé algunos años en darme cuenta de ello y ya después, por supuesto remonté el vuelo. Tanto en Living Pain como después como cantautor, al mismo tiempo que tocaba mi música, a parte de otros grupos de diversos estilos, trabajé varios años en lo que me iba saliendo. Pero el amor, especialmente por la guitarra… me hizo tomar conciencia de lo importante que es cultivarse intelectual y emocionalmente. El hecho de escribir mis letras y de componer mi música de ese modo tan apasionado… de leer poesía, ensayos, etcétera, me llevó a “ese límite”, en el que veía que necesitaba más conocimientos, tanto en el ámbito musical como en el literario y otros muchos. Y me topé con unas sensaciones de carencias… carencias compositivas e interpretativas… que se sublimaron o canalizaron en inquietudes: me hicieron ver que necesitaba más técnica con la guitarra, con la voz, más conocimientos musicales, su lenguaje, tener más cultura… y por tanto, estar más cultivado como ente inquieto. Y fue en ese punto, en el que acerté de pleno… retomando al mismo tiempo que trabajaba, mis estudios. Así a los 20 años, retomé los estudios por donde los dejé y comenzando Educación Secundaria en un instituto nocturno, junto con el Grado Elemental de Guitarra por las tardes también… y así continué… siguiendo ese camino, hasta el final, de modo que gracias a todo ese esfuerzo de tantas y tantas horas, tantos y tantos días, meses, “años y años”… puedo dedicarme profesionalmente a ella y compaginarla con mi gran pasión, que es ese placer por “crear, componer e interpretar”.

Con tu experiencia, un consejo para los más jóvenes que están empezando en esto…

Si bien el mejor consejo es el que se da uno a uno mismo, cuando está fresco, claro de ideas, con voluntad, inteligencia, ecuanimidad, determinación, sinceridad, etcétera. Me voy a permitir el lujo de darlos, ya que me invitas a ello y que también es cierto, que a veces, cuando tenemos la cara pegada en un espejo, lo vemos todo borroso y pueden ser muy clarificantes, las ideas o por qué no consejos que nos dan, desde la distancia. También, me voy a imaginar que sea para personas que incluso puedan ser niños, ya que hay muchos casos como os dije antes y como todos sabemos, en los que ya desde la niñez se escucha metal y bueno, pudiera ser que alguna persona sumergida en la infancia, leyera esta entrevista y me encantaría poder dar luz a alguien… aunque sea un poco. También, avisar, que me voy a permitir el lujo de explayarme, no sólo en el plano musical, sino que también por deformación profesional, en el plano personal. Y por tanto, espero no resultar pesado (con no leer… ya está solucionado, jajaja) o pretencioso o cualquier emoción que no se corresponde con la simple intención de compartir sensaciones, experiencias, pensamientos, miedos, conocimientos, “etcétera”.
Primero lo haré musicalmente y después personalmente, por tanto aclarar en ambos ámbitos: me da un poco de reparo porque estoy fuera de mi aula y no es mi ámbito de acción y podría parecer un flipado, que viene aquí a soltar sermones, creyéndose ser un musicazo o una persona pulcra e inmaculada… pero me vale más a quién pueda aportar algo, que a quien pueda no hacerlo o molestar con mis palabras. Todo lo que comentaré, no quiere decir que lo tenga asimilado o que si lo tengo en parte, considere que haya llegado al final de cada uno de esos senderos… ya que es interminable e infinito y nunca se deja de aprender, es más, la necesariamente humilde inquietud busca cómo “aprender a aprender” de un modo constante y rara vez se acomoda, salvo por agotamientos o miedos… o en definitiva, agentes endógenos o exógenos paralizantes de cualquier tipo; momento del que también se ha de aprender.
Pues allá voy… lo primero que corregí en cuanto pude como músico y como persona, el no poner todo el peso de mi vida en uno u otro proyecto, en uno u otro estilo de música. Es como poner todos los huevos en una misma cesta. Los que me conocen personalmente y/o musicalmente, saben a qué me refiero. Otra fue, la de aprender de todos los estilos que se pueda, ampliando la capacidad de placer estético. De hecho, lo trabajo en mis clases de música mucho, a parte de hacerlo en mi vida, claro: animo a buscar, al menos un tema que te guste, un disco y/o grupo musical, de cada estilo o una pieza y/o compositor de guitarra. Al principio cuesta, pero después te alegras… es como con la comida… jajaja. Por tanto, animo a no centrarse sólo en un ámbito de mejora… ya que muchos guitarristas centran toda su música en el desarrollo técnico y dáctilo-motriz… hasta el punto de parecer en lugar de guitarristas, “maquinitas”, que dejan coja y vacía la música, así como de aprender a buscar todo tipo de categorías. Ya que nunca es tarde, si la dicha es buena… animo a todo el que no lo haya hecho, por casualidades o causalidades de la vida, a desarrollar: armonía (acordes, tensiones y resoluciones, coloreado, modalidad…), técnica (es como hacer ejercicio… hay que estar en forma, aunque algunos se pasan como digo…), interpretación (es el agua que lleva un río… la esencia), entender y conocer el mástil y diferentes formas de hacerlo (ya sea por patrones o por nombres de notas…), no quedarse en el caso de la guitarra eléctrica o española, en ella sólo o centrarse en un instrumento musical o estilo… (la transferencia de un conocimiento adquirido en una situación, puede ser muy enriquecedora y original, una de las bases para ser creativo), analizar la escala de valores de cada una de las piezas de este puzzle llamado música (ya que todo tiene su importancia… una mano lava a la otra), el gusto por la imperfección (ya que se hace perfecta a sí misma), el gusto por los silencios (desde compositores como Beethoven a Jhon Cage, lo han destacado mucho), ser consciente de los procesos de aprendizaje (que ellos sean algo continuo y crónico en tu vida musical), diferenciar cuando tocas solo y cuando tocas en grupo (es un bien común, que casa con el particular en perfecta armonía)… Por último, quizás la principal razón por la que no he publicado nada desde hace 25 años… y no quiere decir que no haya compuesto o grabado música: me refiero al hecho de aportar algo, aunque sea “una sonrisa, una sola sonrisa, el principio del fin malvado…”, el sentir que ofreces “algo” que merezca la pena ser oído y no publicar por publicar… rellenar por rellenar… ese ego, que todos los humanos tenemos y que es tan ridículo en su soberbia expresión megalomaniática.
Personalmente, decir que este párrafo es el que más me ha costado incluir en la entrevista y que me ha retenido algún tiempo, antes de enviarla, debido a que me da mucha cosa que pueda parecer el típico adulto, que va soltando sermones a la gente adolescente como si nunca hubiera roto un plato y además porque no quiero para nada, que se relacione como algo que pueda aportar el mundo de la música en general, ya que es totalmente al contrario. Por tanto, recalco que es por el riesgo que se pueda dar en todas las edades y en el mundo real… “ese” que hay fuera de la música y que no tiene que ver nada con ella. Pero, al pedirme un consejo para “los jóvenes” y al trabajar con ellos, dedicándome a la educación, no puedo dejar pasar esta oportunidad de expresar lo importante de mantener, ya desde jóvenes unos hábitos de vida saludable: respeto por la salud en todos y cada uno de sus niveles, tanto física como mental, una alimentación sana, no a las drogas, ya sean legales o ilegales, persecución del pensamiento justo, bello y verdadero. Acerca del consumo de drogas, ya sean legales o ilegales, hay personas muy propensas a ser adictas (la mayoría… si le ponen por delante el tipo de droga que les crearía adicción con más facilidad), y ello crea falta de voluntad o autocontrol además, de los peligros, ya sean a nivel físico o de salud mental, produciéndose unos daños irreversibles, aunque sólo las hayan consumido unas temporadas de su vida. Desde luego, que es un tema muy complejo y que como digo, me pone muy triste… Me duele el que el respeto y valor a la salud sea algo que algunos humanos, comiencen a valorar con mayor intensidad, cuando la pierden y ya no hay remedio o cuando te vas haciendo mayor, cuando cuidas a una persona en su senectud y no algo, que se perciba como fuente de vida, desde el comienzo. También, quiero hacer mención de aquellas personas, que han salido de ese mundo, así como expresar mi admiración, ya que son verdaderos héroes y “sólo ellos”, saben “lo duro y difícil. Por suerte, actualmente, me gustaría destacar la labor que se realiza, ya desde los colegios con los Planes de Hábitos de Vida Saludable y en los institutos y otros lugares, pero en los 80 especialmente, y también, aunque no tanto en los 90, no había una información tan clara y bueno… murió mucha gente joven, la cual estoy seguro, me agradecerían el poner este granito de arena al respecto. Como antes dije varias veces, en una entrevista musical, no debería entrar dicha temática, al ser el mundo de la música, algo que aporta equilibrio, bienestar, ilusión, esfuerzo, tesón, determinación, alegría/tristeza y tantas y tantas sensaciones, emociones y/o sentimientos para el humano, con su cuerpo y su alma…
Fue un placer charlar contigo y muchas gracias por su disposición y tu amabilidad por colaborar con nosotros, la biografía que escribiste sobre tu banda para la web fue un gran aporte. Te deseamos suerte en tus proyectos y por supuesto cuenta con nuestro apoyo para promocionarlos. Si deseas añadir algo, adelante.
En primer lugar, quiero darte las gracias a ti, personalmente, por preparar y dar cabida a esta entrevista, ya que me ha permitido recordar, conectar, expresar, organizar y sobre todo, revivir aquellos años tan intensos en mi vida. El resultado tras leer mis respuestas, lo veo como muy personal…y me da un poco de cosa… jajaja. También, al no ser un músico conocido, ni que actualmente publique o similar, no sé si carecerá de interés, pero desde luego es de agradecer como te digo, el que la hayas incluido en Metal Brothers. Decirte que me encantó, cuando leí las preguntas y cómo la planteabas, ya que me dabas ese espacio como persona que se dedicó al Death Metal a comienzos de los 90 y que gracias a él y a la música, desde finales de los ochenta que comencé con ella, hasta ahora… puedo manifestarme como un humano que debe a la música, el tener uno de los principales ejes o pilares, en los que basa y ha basado su vida. También, agradecerte el poder haber suplido esas ganas que tenía de dar datos del grupo Living Pain, aunque haya sido desde ese plano tan personal, en esta última parte de la entrevista. Pero como digo, también me ha servido para recordar y reconectar con partes de mi pasado. Ha supuesto un verdadero placer, el dedicar tantas tardes e incluso días a ir escribiendo y releyendo las respuestas a las preguntas que me planteaste y siento haber tardado tanto (creo que casi tres meses…), pero lo disfruté mucho recordando, reflexionando y redactando… jajaja. Por último, destacar el hecho de que, si bien me he explayado en mi visión personal e incluso, contado cosas muy personales mías y de mi vida, que espero pudieran ser de interés para otras personas que se dedican a la música a modo de espejo, no he perdido la noción, en ningún momento, de querer respetar la intimidad de los restantes ex miembros del grupo (de ahí, que no puse fotos que no fueran publicadas en revistas o que se nos viera de cerca de un modo privado, ni tampoco di datos personales de ellos; sólo lo que fue y es público). Por tanto, reitero que todo lo que he comentado, le he hecho desde un punto de vista totalmente subjetivo y personal, y espero de todo corazón, no haber caído en algún error de datos y/o causar molestia a nadie. Desde aquí, les envío a todos un abrazo, así como todas las personas citadas y/o relacionadas con el mismo y lo más importante: que espero y les deseo cosas buenas, verdaderas, bellas y justas en sus vidas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *