Web de Metal PHARAOH – The Powers That Be (2021) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

PHARAOH – The Powers That Be (2021)

by Vpower

Estados Unidos
Power, Progesivo

1. The Powers That Be
2. Will We Rise
3. Waiting to Drown
4. Lost in the Waves
5. Ride Us to Hell
6. When the World Was Mine
7. Freedom
8. Dying Sun
9. I Can Hear Them

.

Chris Black – Drums
Matt Johnsen – Guitars
Tim Aymar – Vocals
Chris Kerns – Bass

Aquí tenemos lo nuevo de estos americanos que sale publicado a través del sello italiano Cruz Del Sur Music, con el que habían publicado ya sus cuatro anteriores discos. La diferencia es que esta vez ha habido un largo parón entre su cuarto álbum y este The Powers That Be, nada menos que ocho largos años de por medio. También hay que señalar que entre las curiosidades del disco participa con un solo Daniel “Chewy” Mongrain de los canadienses Voivod. También es interesante comentar que la fundación del grupo se debió al batería Chris Black, al que algunos ya conoceréis por su otro grupo High Spirits, de onda más rockera y donde además de la batería compone, canta y hace de todo.

El disco podría haber salido antes pero la pandemia, como a muchos otros grupos, les trastocó los planes y retrasó su publicación varios meses. Pese a todo y teniendo en cuenta sus discos anteriores de calidad no queda esperar otra cosa que una buena obra. Las letras son de carácter social, de temas que tienen que ver con las sociedades actuales, como venía siendo habitual en sus obras. Y sin más dilación vamos al meollo de la cuestión.

Comienzo fulgurante con The Powers That Be, ritmo de cabalgada llevando el sonido de US metal característico con un vocalista Tim Aymar que hace gala de mucha garra. Solo afilado, pausa estudiada al estilo Annihilator para salir a todo mecha con otro solo, un tema con pegada y muy buenas vibraciones para subir el telón. Incluso contamos un tercer solo de guitarra con un apunte más progresivo en este caso, estamos que lo regalamos.

Will We Rise es un tema con más alternancias en el ritmo que me trae a la memoria a los extinguidos Crescient Shield, tirando de power melódico mezclado con cierto carácter épico y culminado por un punteo técnico de mucho mérito, el tema se va calentando y acaba por todo lo alto. Waiting to Drown es un breve corte a base de acústicas y voz que sirve para tomarse un pequeño respiro después del comienzo arrollador del disco.

Pero Lost in the Waves retoma el asunto donde lo habían dejado, riffs con mucha tensión y la estructura enriquecida de los temas gracias a un gran trabajo de la base rítmica. Las guitarras tiran más melodía en este corte que no es tan vertiginoso pero que sí mantendrá al oyente cabeceando de forma inconsciente, además tiene un estribillo de esos que se te quedan en la cabeza sin darte cuenta.

Ride Us to Hell es un complejo tema, rico en matices a lo Twisted Tower Dire, los riff siempre bien trabajados y Chris Black que se gana bien el sueldo en su kit, te llamará la atención seguro por la caña que le da si es que solo lo conocías en su faceta más rockera y melódica con los High Spirits, esto no tiene nada que ver, esto es power con cierto toque progresivo y de nuevo la guitarra se desmelena en el solo por completo con un guiño shred de alto octanaje, a lo Michael Romeo.

When the World Was Mine intensifica todavía más la percepción de que este disco tiene una deriva más progresiva que lo diferencia de anteriores entregas de la banda, sin que ello quiera decir que hayan abandonado la base power que caracteriza su música. En todo caso, una cosa no está reñida con la otra y mantienen un buen equilibrio entre técnica y pegada, para muestra el solo que entra como un cuchillo en la mantequilla. Freedom tiene uno de los riffs melódicos más adictivos del disco, además es una canción a cañón desde el principio, potenciada por los coros y una gran pegada en la batería, uno de esos temas que entran sin remisión en tu cerebro.

Recta final con Dying Sun y I Can Hear Them. El primero es un corte con más carga épica y melódica, más pausado y atmosférico que el resto del disco, muy en la línea de los antes mencionados Crescient Shield. Mientras que I Can Hear Them es un canción en la línea general del disco, con fuerza y la voz de Aymar pegando sin descanso. En resumen, tenemos lo que cabía esperar de esta excelente banda americana, aúnan destreza técnica con pegada y un gran esfuerzo para construir temas interesantes. Ha valido la pena la larga espera.

Feeling: 4/5
Originalidad: 3,5/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 8,25/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *