Web de Metal AQUELLOS CROMOS DEL MUNDIAL parte 10: Pablo Larios Iwasaki – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

AQUELLOS CROMOS DEL MUNDIAL parte 10: Pablo Larios Iwasaki

by Pescaíto Thrasher

Hablemos de Pablo Larios Iwasaki, portero de la selección mexicana retirado en 1998. Fue el portero y capitán de varios equipos de primera y segunda división de la liga mexicana. Iwasaki es el precursor de Campos e Higuita, él fue uno de los primeros porteros en jugar con los pies y en tomar riesgos y ser un defensa más en el equipo, se le solía ver lejos de la portería dando pases y eso a más de un aficionado de la selección mexicana le crispaba los nervios.

Jorge Campos el portero más recordado en México, primero por aquella indumentaria tan colorida que llevaba y luego por ese juego arriesgado que solo era superado en riesgo por René Higuita. Campos siempre vio como a su maestro a Pablo Larios Iwasaki.

En 1980 era el portero del club atlético Zacatepec y allí juega dos temporadas. Aún jugando en segunda división es convocado por la selección absoluta de México en 1983 y con la selección mexicana estaría jugando hasta 1991. Ficharía con Cruz Azul con los cuales quedó dos veces subcampeón, esos fueron sus mejores años. Ya veterano jugó en Puebla y Toros Neza. Con la selección mexicana alcanzó unos cuartos de final cuando jugaron en casa en México 86.

Pablo Larios Iwasaki, ídolo en México, sucumbió al infierno de las drogas, era adicto a la cocaína y se destrozó el tabique. Los médicos trataron de construírselo y hasta 20 operaciones de cirugía reconstructiva se hizo, a cada cual con peor resultado que la anterior, acabó con el rostro desfigurado.

Pablo Larios consiguió salir del infierno de las drogas. Con el récord de imbatibilidad en México, con ocho partidos sin encajar un gol. Luego de conseguir dejar las drogas, siguió con su gran pasión de coleccionar coches clásicos. Falleció el 31 de enero a los 58 años en Puebla. Había sido internado de emergencia por una oclusión intestinal y un paro respiratorio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *