Web de Metal EL OCASO DE CONNOR MCGREGOR – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

EL OCASO DE CONNOR MCGREGOR

by Andoni Bro

La UFC le debe mucho a Connor McGregor, le debe un auge en popularidad bestial. Ni era el luchador más técnico, ni el más inteligente en el cuadrilatero pero es que parecía imbatible porque si algo tenía el irlandés es que no se arrugaba ante nadie y sabía minimizar las virtudes de su rival, hasta llevarles a la desesperación, esperar a que cometieran un error y acabar ganando, al final se metió el público en el bolsillo.

Si os dais cuenta hablo en pasado y lo hago porque ya no es ni la sombra de lo que fue. Cuando peleo por Money lo hizo por el sucio dinero, fue una bufonada en toda regla, todo televisado, nos vendieron una gran rivalidad cuando solo faltó que se besaran y echaran un baile en el cuadrilatero pero se le perdonó por ser quién es.

Contra Kabib Nurmagomedov…. por favor, el traje le quedaba tan grande… que fue una pelea interesada y mediática pero sin ningún transfondo deportivo, todos sabían que Kabib iba a ganar sin despeinarse.

La pelea contra Cowboy Cerrone nos engañó, nos hizo presagiar que quizás Connor se lo iba a tomar en serio de nuevo pero nada más lejos de la realidad, la trilogía contra Dustin Poirier lo ha puesto en su sitio.

Ya nadie cree en Connor. Todas sus provocaciones en el pesaje, con patada a traición incluída o hablar de que la mujer de Dustin se le insinúa… nadie le cree, todos saben que se llevaba bien con Dustin pero el dinero y el show por encima de todo. Llega la pelea y Connor se tuerce el pie y aún tiene el mal gusto de acusar de tongo el combate y de hablar tirado en el suelo con una torcedura de la mujer de Dustin.

Connor está completamente acabado, pasó de ser un luchador a un bufón de cuadrilatero que ni siquiera hace gracia. Ya nadie cree en él, cualquier debutante sería capaz de noquearlo sin despeinarse y la única razón por la que sigue en la UFC es porque tiene aún tirón en cuanto a marketing y este show montado por Dana White y presentado por Bruce Buffer y arbitrado por Herb Dean es una simple cuestión monetaría y de show, como muchos otros.